La vieja Pescanova alcanza este viernes subidas de hasta un 12,5% en bolsa una vez que sus gestores han anunciado un plan para retomar la actividad comercial en Sudamérica. A pesar de lo vertical de la remontada en términos porcentuales, los 0,628 euros que marcaba en máximos intradía tan solo suponían para el valor máximos de nueve sesiones.

Noticias relacionadas

El anuncio llega en un momento especialmente delicado para la compañía, cuya única actividad por el momento es la tenencia de un 2% de las acciones de Nueva Pescanova, que es la sociedad en la que se aglutinan los activos productivos del antiguo grupo pesquero. Y es que, mientras muchos de los acreedores de la nueva cabecera quieren la liquidación de la misma, Abanca insiste en su respaldo financiero.

Desde el consejo de administración de la antigua Pescanova, la que cotiza en el Mercado Continuo, se defiende esta reanudación de la actividad comercial como un primer paso hacia el proyecto de creación de una infraestructura de distribución en Bolivia para comercializar productos del mar y otros productos de alimentación.

Retomar el negocio

El objetivo del consejo es ir dando pasos para recuperar su actividad propia y dejar de ser exclusivamente una sociedad "de mera tenencia de su participación en Nueva Pescanova". De este modo, se supedita al éxito de esta primera fase el despliegue de otras sucesivas y la ampliación de la experiencia a otros países.

Por otro lado, Pescanova ha ampliado sus provisiones por riesgos penales y judiciales desde los 29,9 millones de euros hasta los 32,17 millones. Esta partida es consecuencia del escándalo contable que precipitó la quiebra de la compañía y la caída de su histórico equipo directivo.

Estos intentos por volver a cierta actividad, así como la resolución de ciertos flecos judiciales han permitido a Pescanova sumar una revalorización del 60% en el último año. Sin embargo, este porcentaje se traduce en apenas 24 céntimos de euro por acción en términos redondos.