Atrys Health quiere que su opa por el control de Aspy Global esté cerrada antes de que acabe el próximo mes de mayo. Para ello, la firma de servicios médicos de diagnóstico confía en contar con el respaldo de los dueños de Mayoral, accionistas significativos de la cotizada y pieza clave para el éxito de la operación.

Noticias relacionadas

La consejera delegada de Atrys, Isabel Lozano, ha señalado este miércoles que tanto Global Portfolio Investments -el brazo inversor de la familia dueña de la textil Mayoral- como Onchena -la firma de inversiones de los Ybarra Careaga- "son accionistas de Aspy y tienen una gran confianza en Atrys, por lo que esperamos que respalden la operación". Sin embargo, la decisión definitiva todavía no estaría tomada.

El protagonismo clave de los dueños de Mayoral radica en que, a través del mencionado brazo de inversión, son dueños de un 5,21% del capital social de Aspy. Un porcentaje determinante para que Atrys pueda ver cumplidas sus exigencias de que un 90% del accionariado respalde su opa y un 85% acepte el canje de acciones propuesto.

Calendario en marcha

De momento, la firma médica solo cuenta con el sí irrevocable del presidente de Aspy, que es dueño de un 72,3% de la compañía. Más allá del compromiso del mismo José Elías Navarro que ha acordado la toma de hasta un 29,9% de Ezentis, se estima que los Ybarra Careaga (5,5%) también se decantarán por el sí, ya que que también son accionistas de Atrys (6,42%) y cuentan con un asiento en el consejo de administración que ha dado vía libre a la opa.

El objetivo de este mismo consejo de administración es "convocar junta de accionistas a finales de febrero para celebrarla a finales de marzo", según ha señalado Lozano en un encuentro virtual organizado por Rankia en el que ha participado Invertia.

Con este calendario sobre la mesa, que avanza significativamente sobre lo que se conocía hace una semana, la consejera delegada ha explicado que la intención es que "los accionistas [de Aspy] se puedan adherir durante el mes de abril para que a finales de mayo pueda estar cerrada" la operación. En junio, puesta de largo.

El presidente ejecutivo de Atrys, Santiago Torres, ha subrayado que después de unos primeros contactos tras el lanzamiento de la opa tiene el convencimiento de que "una mayoría" de los accionistas de Aspy responderá favorablemente a la oferta. Además, ha destacado que la operación dará lugar a una compañía que rondará los 592 millones de euros de capitalización.

Ascenso meteórico

Esta cifra supone 37 veces los 16 millones de euros a los que Atrys se estrenó en junio de 2016 en el entonces Mercado Alternativo Bursátil (MAB), ahora denominado BME Growth. La capitalización objetivo se ha establecido calculando un precio de 10 euros por cada acción de la firma, lo que implica una revalorización del 10% sobre su actual precio de mercado.

La consejera delegada ha señalado que una vez se complete la operación, cerca de un 22,9% del capital estará en manos de accionistas minoritarios. Un free-float que, sin embargo, al director financiero de la empresa, José María Huch, se le antoja pequeño para dar el salto al Mercado Continuo, que exige garantías de un mínimo del 50% del capital. Además, el reciente cambio de la denominada 'Ley Ascensor' permite la permanencia de cotizadas en BME Growth hasta los 1.000 millones de capitalización.

Reparto accionarial

Lozano ha desgranado que Inveready, el fondo de capital privado que ha sido clave para gestar la operación por su presencia en los consejos de ambas compañías y la financiación de la misma con un préstamo a cinco años, tendrá un peso del 9,4% en la nueva sociedad fusionada. El actual equipo directivo de Atrys verá reducida su participación al 12% y el presidente de Aspy retendrá un 30% del nuevo capital.

Estos porcentajes, que contemplan un 17,4% en manos de vehículos de inversión familiares como Global Portfolio Investments, se han calculado considerando que los institucionales de Aspy respalden el canje de acciones y que solo un 50% de sus pequeños inversores exijan la contraprestación en efectivo de 2,875 euros. Un indicio más de que la operación requiere del más que probable sí de los de Mayoral.

A por más compras

El presidente de la compradora ha destacado este miércoles que llevaban tiempo siguiendo los pasos de Aspy Global, pero ha sido con su salida a BME Growth hace solo unas semanas cuando han contado con toda la información necesaria para lanzarse a una operación que ha defendido a ultranza. "Si no comprásemos Aspy deberíamos crear algo parecido a lo que nos ofrece", ha llegado a señalar para después subrayar que la fusión "permite contar en meses con lo que nos hubiera costado años construir".

Mientras que el consejo de Aspy Global ya ha encargado a la consultora EY un informe que valore la idoneidad del precio y el canje (una acción de Astry por cada 3,147826 de Aspy), la compradora ya mira más allá de esta operación. Lozano ha sido tajante al señalar que los flujos de caja libre resultantes de la fusión supndrían una palanca más para "financiar el crecimiento inorgánico a futuro", que seguirá siendo una de las herramientas de expansión claves para la firma, según ha explicado.