La enésima desinversión de Rhône Capital pasa factura a Fluidra. La cotizada se va a mínimos de un mes en bolsa con caídas de hasta el 11%, en los 18,76 euros por acción, después de que la gestora estadounidense se haya deshecho de un 10,7% de la compañía con un descuento del 4,3% frente a su cierre de la víspera.

Noticias relacionadas

La gestora anunció el martes, ya con el mercado cerrado a negociación, la venta mediante una colocación acelerada de un 9,5% del capital de Fluidra. Casi tres horas después elevaba la cota máxima a desinvertir al 10,8%. Finalmente, ya en la madrugada, explicaba que finalmente la transacción había afectado a 21 millones de acciones de la catalana, equivalentes a un 10,7% de su capital, por 424,2 millones de euros.

La operación volvía a encomendarse a los brókeres de Bank of America y Berenberg, según se hizo constar en la pertinente información privilegiada remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Una vez cerrada, Rhône Capital reduce su participación en Fluidra al 21,5% de su capital.

Segundo accionista

De este modo, la firma de inversión estadounidense se apea de su posición como primer accionista de referencia de Fluidra, puesto que ocupaba desde julio de 2018 a través de la sociedad de inversión luxemburguesa Piscine Luxembourg Holdings 1 Sarl, que hasta este martes acaparaba un 32,219% del capital. En adelante, segundo puesto por detrás del 25% que la familia fundadora aglutina a través de una sindicatura de inversiones.

Esta venta en bloque ha sido la tercera que Rhône Capital ha ejecutado en los últimos 20 meses. La primera de esta serie tuvo lugar en junio de 2019, cuando anunció y cerró la venta del 4% de la empresa catalana de piscinas. En noviembre del año pasado, la colocación -que también engordó su volumen inicialmente previsto- se cerró con un descuento del 4,2% frente a su cotización bursátil, en los 17,22 euros

Autocartera

Como entonces, aunque no se ha respetado, la gestora ha suscrito un compromiso para no disponer del resto de su participación en la compañía en un periodo de 90 días, "con las excepciones características de una operación de esta naturaleza", según recoge el comunicado remitido a la CNMV. En este sentido, fuentes financieras señalan que se habrían cumplido algunas de estas condiciones para permitir la nueva venta.

Del mismo modo, la propia Fluidra anunció que, si bien "no participará en el proceso de colocación", asumiría la adquisición como autocartera de "hasta 1.467.218 acciones". Este paquete, que finalmente ha asumido, se corresponde con un 0,75% de su propio capital social. Actualmente, Fluidra acumula formalmente posiciones por un 0,802% de su accionariado, según consta en los registros del supervisor, actualizados por última vez el pasado 13 de noviembre.

Si bien en la desinversión de junio del año pasado Fluidra sufría el sambenito de ser uno de los peores valores de la bolsa española, la compañía suma en el último ejercicio revalorización a contracorriente del 75% que sitúa su gráfica en máximos históricos, una zona que pese a los descensos de este miércoles aún le queda a tiro de piedra.

Al cierre de la sesión de este miércoles, el castigo de los inversores se limitaba, pero finalmente el ajuste se quedaba por debajo del precio obtenido por la gestora estadounidense en su desinversión. El último precio lo marcaba en los 19,98 euros por título, un 5,3% por debajo de la sesión precedente.