Los mínimos históricos en los que se mueve Merlin Properties no son suficientes para BlackRock. La gestora estadounidense, una de las mayores del mundo, ha tomado en corto un 0,51% de su capital social a través de vehículos dependientes de su filial británica. La socimi se despide así de dos años y medio libre de bajistas de relevancia.

Noticias relacionadas

La posición bajista de BlackRock equivale a una inversión de 19,25 millones de euros en contra de la evolución bursátil de Merlin Properties, que acumula un retroceso del 38% en lo que va de año. Sus acciones han pasado de empezar el año en 11 euros a rondar los 8 euros. En marzo de 2018, última fecha en la que sufrió posiciones bajistas relevantes, su gráfica marcaba 9 euros por título, uno más que ahora.

Es la primera vez que la gestora estadounidense alcanza una posición bajista tan relevante sobre la socimi española como para tener que descubrirse ante el mercado, algo que ocurre cuando se rebasa el 0,5% del accionariado de una compañía, según marca la legislación vigente.

De este modo, la firma americana toma el relevo de Old Mutual Global Investors, que fueron los últimos en marcar posiciones cortas por encima de esta barrera en la compañía. Y lo hace en un momento especialmente sensible para la compañía y sus compañeras de sector.

Esto se debe a que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que se está tramitando actualmente en el Congreso de los Diputados plantea un considerable ‘tarifazo’ fiscal para las socimis. En concreto, plantea acabar con la exención de tributar por los beneficios no repartidos a modo de dividendo, que pasarán a soportar un gravamen del 15%. Si bien Merlin ya distribuye entre sus accionistas el grueso de sus ganancias, la incertidumbre pesa sobre el sector.

Tarifazo fiscal

Así lo denuncia Javier Basagoiti, presidente de la asociación que aglutina a la mayor parte de las socimis españolas. “Cualquier modificación de la legislación que no tenga como objetivo mejorar la posición competitiva de nuestros REIT frente a otros países europeos será interpretado negativamente por los inversores”, denunciaba el cabeza de Asocimi tras conocerse la propuesta del Ministerio de Hacienda.

Además, la pandemia ha golpeado el negocio de Merlin en los últimos tiempos. La primera socimi que formó parte del Ibex 35 anunció hace solo unos días un beneficio de 111,8 millones de euros en los nueve primeros meses del año. Una cifra que suponía un retroceso del 65% para la compañía con respecto al mismo periodo del ejercicio precedente.

Los analistas que más de cerca siguen la evolución de la firma inmobiliaria consideran que su actual cotización es la que justifican sus fundamentales, pues su precio objetivo de consenso de 8,41 euros por acción apenas supone un potencial alcista del 0,5% para sus títulos. No obstante, ocho aconsejan comprar sus títulos frente a solo cuatro que se decantan por la venta de los mismos.