Bankinter se despide de una tregua de posiciones cortas que apenas le ha durado 32 días. El ‘hedge fund’ AQR Capital Management toma el relevo de Citadel Europe en el ataque bajista al banco español que en lo que va de año pierde un 32% pero logra recuperar un 46% desde sus mínimos del pasado marzo.

Noticias relacionadas

El embate bajista de AQR Capital alcanza un 0,5% del capital de Bankinter, lo que se traduce en una apuesta de algo más de 20 millones de euros en contra de su evolución en bolsa, en función de los precios que actualmente marca la entidad en el parqué.

Esta posición corta la estrenó este martes, si bien ha sido comunicada ahora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los registros del supervisor de la bolsa española son los que precisamente dejan constancia de que es la primera vez que el fondo especulativo fundado por Cliff Asness apuesta en contra de Bankinter. Y lo hace con el mínimo para ser considerado un bajista de relevancia, lo que ha obligado a la firma a desvelar su inversión bajista al conjunto del mercado.

Con esta apuesta, Bankinter sigue acechado por los cortos después de casi cuatro años libre de bajistas de relevancia en su capital. Y es que desde noviembre de 2016 ningún inversor había superado el referido umbral del 0,5% en una posición bajista sobre la entidad que comanda María Dolores Dancausa.

Cuatro años de tregua

La paz la rompió a finales de junio Citadel Europe. El fondo de cobertura fundado por el magnate floridano Kenneth C. Griffin se descubrió entonces como dueño de un 0,52% de las acciones del banco español apostados en contra de su evolución bursátil. Apenas una semana después, el 3 de julio, comunicó a la CNMV que su peso había aflojado hasta el 0,47%. Desde entonces, otra ida y vuelta más en la lista de cortos de relevancia.

Antes de este regreso, el último bajista con nombre conocido en el capital de Bankinter había sido Arrowstreet Capital, que mantuvo su apuesta en contra de la entidad entre junio y noviembre de 2016. Eso sí, con pequeñas alteraciones entre un mínimo del 0,51% y un máximo del 0,7% del capital social del banco.

En sus cuentas del primer semestre del año, Bankinter dio a conocer un beneficio neto de 109,1 millones de euros, un 64,7% menos que hace un año. El balance de la entidad financiera estuvo marcado por el impacto del coronavirus, que ha llevado a su dirección a establecer provisiones extraordinarias por 192,5 millones de euros.