Hay cosas que no cambian. Ni siquiera en tiempos de pandemia. A pesar de la insistencia en que la recuperación económica debe pasar necesariamente por la sostenibilidad, los españoles siguen prefiriendo estrategias más tradicionales. En estos tiempos de crisis, la inversión en acciones de bancos ha sido tres veces la registrada en fondos ‘verdes’.

Noticias relacionadas

Aunque muchos ciudadanos se han asomado por primera vez al mundo de la inversión en estos meses de pandemia, especialmente durante el confinamiento, sus preferencias parecen seguir viejos patrones. Así lo demuestra un estudio sobre el impacto de la Covid-19 en las carteras de inversores minoristas españoles elaborado por el bróker eToro.

Nada menos que un 23% de los españoles que han incrementado o estrenado inversión en este convulso periodo han apostado por los depreciados bancos. A pesar de que la incertidumbre sobre su negocio en un entorno de tipos al 0% y una previsible escalada de la morosidad, su peso en el parqué español parece seguir siendo determinante para muchos.

Más oro que 5G

En contraposición, solo un 12% de los españoles se ha decantado por la inversión con criterios de sostenibilidad ambiental, social y de gobernanza (ASG) en este tiempo. Aunque el porcentaje es considerable si se tiene en cuenta la relativa novedad de estas estrategias en el mercado español, el abismo con respecto a la banca es más que profundo.

Este patrón continuista en la cartera de los pequeños inversores españoles se repite al analizar otras parejas de activos. Mientras que un 22% ha apostado por materias primas en estos meses, con el oro como protagonista destacado en medio de una fiebre que incluso ha contagiado al magnate Warren Buffett, solo un 14% se ha decantado por tomar posiciones en lo que el estudio denomina “industrias emergentes”, una categoría en la que se incluyen desde compañías especializadas en cannabis hasta ciberdefensa y redes 5G.

Solo hay un sector que ha acaparado más interés que la banca por parte de los españoles en estos tiempos de coronavirus: la tecnología. Hasta un 41% de los inversores del país han apostado por este negocio al calor de los máximos históricos y a contracorriente del estadounidense Nasdaq así como de la digitalización forzosa que ha impuesto en muchas rutinas cotidianas tanto el confinamiento como la nueva normalidad.

La llegada de novatos a los mercados sobre la que hace unas semanas llamaba la atención el supervisor europeo ESMA se corrobora en los datos que se desprenden del estudio elaborado por eToro. Las cifras que maneja el bróker muestran que un 72% de los españoles se siente “más inclinado” a buscar fuentes de ingreso alternativas desde que saltó la alarma del Covid-19. Un escenario que ha llevado a muchos a adentrarse por primera vez en la inversión.

Más ahorradores... por gastar menos

En este caso, los más proclives han sido aquellos que no han visto mermados sus ingresos en una cuantía significativa y, sin embargo, debido a las restricciones establecidas como medidas de contención frente a la epidemia, sí han visto reducidos sus gastos. Es así que el análisis refleja que un 43% de los hogares españoles asegura haber ahorrado más de lo que acostumbraba, mientras que un 26% afirma mantener el mismo nivel de ahorro.

La combinación resultante entre más ahorro disponible y una mayor preocupación por el devenir de la economía se traduce en un 18% de los españoles invirtiendo en este tiempo en planes de pensiones. En este sentido, la posibilidad de que su fiscalidad se revise y la irrupción de nuevos productos de inversión que también son útiles para planificar la jubilación podrían haber limitado el potencial interés de estos productos de previsión por antonomasia.

Tal y como las cifras de varios brókeres digitales iban mostrando en los últimos meses, la accesibilidad a los mercados a través de aplicaciones y herramientas digitales se ha convertido en una piedra angular de la inversión de los hogares españoles en tiempos de pandemia. Tanto es así que el 53% asegura que la tecnología le ha facilitado el acceso a los mercados, según el estudio.

Por lo que se refiere a clases de activo, las acciones siguen siendo la primera elección de los inversores minoristas españoles, con un 25% de recurrencia entre los que han comprado en estas semanas turbulentas. Por detrás, empatados y muy de cerca con un 23%, los fondos de inversión y los criptoactivos que generan un creciente interés entre los españoles.

Al margen de los CFD

A pesar de la volatilidad desatada y el incremento de volúmenes de negociación, las restricciones establecidas por los supervisores al uso de los contratos por diferencia (CFD), producto especulativo de corto plazo donde los haya, solo ha sido protagonista para un 8% de los pequeños inversores españoles. Un más generoso 14% ha apostado por títulos de renta fija, el mismo porcentaje que el que se corresponde con la toma de posiciones en el mercado de divisas.

Por lo que se refiere a geografías, el español prefiere quedarse en casa. Un 40% de los que han invertido en este tiempo de pandemia lo han hecho en productos o activos nacionales, según el estudio realizado por eToro. A una más que significativa distancia aparece Europa, con solo un 19% que prácticamente empata EEUU, la cuna de los máximos a contracorriente de las bolsas del Viejo Continente.