Los grandes inversores internacionales han necesitado medio año para comenzar a reponerse del coronavirus. Seis meses después de la irrupción de la epidemia fuera de China, vuelven a ser mayoría los que prevén mercados alcistas para los próximos meses y son más que nunca en la última década los que auguran que habrá expansión económica global.

Noticias relacionadas

Las manos fuertes del mercado ven la remontada más cerca y ya están preparando su cartera para no desaprovecharla. Así lo muestra la Encuesta Global de Gestores de Bank of America del mes de agosto que ha visto la luz este martes. Los grandes inversores que ven mercados alcistas para los próximos meses son ahora un 46%, lo que supone una cifra insólita desde febrero de este año, cuando la Covid-19 comenzaba a suponer una amenaza global.

A pesar de que los optimistas (bullish) vuelven a ser mayoría, el hecho de que no alcancen una posición reforzada es síntoma de que la cautela sigue presente en el mercado. Bank of America asegura en su análisis de esta última edición de su termómetro global de sentimiento inversor que, por tanto, “no creemos que el posicionamiento sea peligrosamente alcista”. Dicho de otro modo, nada que ver con arriesgadas posturas de complacencia.

Espantada de bajistas

Los que consideran que el mercado está todavía en fase bajista (bearish) pasan de representar un 47% del mercado en julio a ser solo un 35% en este mes de agosto, según la encuesta. Esto explica que la liquidez que al comienzo de la pandemia se elevó a máximos en las carteras de los grandes inversores ahora haya caído significativamente hasta el 4,6%, una cota que se queda dentro de los parámetros considerados neutros por el banco estadounidense, que considera que por debajo del 4% refleja codicia y por encima del 5% indica pánico inversor.

No obstante, el optimismo hacia los mercados de sus manos fuertes se fundamenta en un firme convencimiento en la recuperación económica. Un 79% neto de los encuestados considera que los próximos meses serán de expansión para la economía mundial, un porcentaje tan elevado que no se veía en esta encuesta desde diciembre de 2009, lo que supone máximos de la última década.

Mejores cuentas corporativas

Asimismo, un 57% de los gestores consultados considera que las compañías reportarán mejores resultados en el próximo trimestre frente a las cifras que ya han desvelado correspondientes con el ecuador de este 2020 del coronavirus. El porcentaje coincide con el de grandes inversores que se decanta por solicitar a las cotizadas que dediquen sus beneficios a reducir deuda en lugar de a realizar inversiones productivas (capex), opción por la que solo se decanta un 30% de los consultados.

Sin embargo, la cautela sigue presente también aquí. Solo un 17% de los consultados aguarda una recuperación económica en V, mientras que la mayoría se decanta ya por una remontada con dientes de sierra según vayan avanzando la epidemia y las medidas de confinamiento y reapertura de las economías. La W es la opción prevista ahora por un 37% de los gestores.

Las tecnológicas, atestadas

La recuperación en U, que sería la más paulatina pero sin grandes sobresaltos, es la opción para un 31% de los grandes inversores consultados por el banco estadounidense en todo el mundo.

En este contexto, consideran que las tecnológicas estadounidenses siguen siendo la inversión más concurrida, según apunta un 59% de los expertos. El oro, en máximos históricos, se coloca en segunda posición, con un 23% de respuestas en este sentido.

Aunque las cotizadas de Wall Street de perfil ‘growth’ siguen siendo las favoritas de estos grandes inversores, el estudio percibe “brotes verdes” en una cierta rotación hacia Europa y emergentes, así como banca, smallcaps y compañías ‘value’.