Wall Street abrió este jueves con muchas dudas, pero logró mantener su quinta sesión consecutiva con ganancias. El Dow Jones sufrió para evitar los números rojos y cerró en los 27.387 puntos, un 0,68% de crecimiento, mientras que el S&P 500  se quedó en 3.349 puntos y una mejora del 0,66%.

Noticias relacionadas

El Nasdaq, que se dejó un 0,2% al comenzar la sesión, corrigió hasta ganar un 1,27% y romper la barrera de los 11.267 puntos, su nuevo máximo histórico. 

La sesión comenzó con caídas, pero el dato de paro semanal reactivó a los inversores que parecen confiar en las promesas de Donald Trump de que el dato del empleo general -que se conocerá el viernes- estará por encima de las expectativas.

Al mismo tiempo, sigue la disputa entre republicanos y demócratas sobre el plan de ayuda a la economía. Se da por descontado que el acuerdo llegará, pero se teme que al final el acuerdo no cumpla las expectativas.

Los mejores del Dow Jones fueron Apple (+3,5%), Walt disney (+2,5%), McDonald's (+2%) y Microsoft (+1,6%).

Los que más caen

Por el contrario, dentro de los que más cayeron encontramos a Travelers (-1,2%), Boeing (-1,2%), Merck (-0,7%), Johnson & Johnson (-0,6%)

Durante la semana se han conocido positivos datos macroeconómicos.  El índice de gestores de compra de la actividad de servicios de EEUU, el ISM no manufacturero, se elevó hasta los 58,1  puntos,  frente  a  los  57,1  puntos  del  mes  anterior  y  frente  a  la  lectura  de  54,4  puntos  que  esperaba  el  consenso  de analistas. 

Este mismo índice elaborado por IHS Markit, el PMI de servicios, alcanzó los 50,0 puntos en julio, frente a  los 49,6  puntos  de comienzos de mes, y frente a la lectura  esperada por el consenso de analistas de 50,3 puntos.

A mismo tiempo, el oro sigue imparable situándose en los 2.072 dólares por onza, subiendo un 1,1% y marcando un récord histórico por tercer día consecutivo. A comienzos de semana superó los 2.000 dólares y el miércoles se puso por encima de los 2.050. Por su parte, la plata subió más de un 5%.