La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha lanzado a consulta pública la propuesta de circular para regular la publicidad de servicios y productos de inversión. Entre otras propuestas, el organismo plantea exigir a bancos, gestoras y el resto de sociedades con actividad en este sector un archivo de los últimos cinco años de sus campañas publicitarias.

Noticias relacionadas

El plazo para que la industria remita sus comentarios y sugerencias para la redacción del texto final concluye el próximo 11 de septiembre, según ha anunciado la CNMV. Se contempla que la circular no entre en vigor hasta tres meses después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), lo que facilitaría un periodo de adaptación en el sector.

La circular se compone de nueve reglas, una disposición final y un anexo sobre procedimientos y controles con los que las entidades deben contar en el ámbito de la publicidad. El objetivo es facilitar que las campañas se presenten de manera "clara, equilibrada, imparcial y no engañosa".

Autorregulación

El supervisor contempla su "posible adhesión a sistemas de autorregulación". Asimismo, el texto desarrolla una orden de 2010 relativa a las actuaciones de la CNMV dirigidas a obtener el cese o rectificación de determinadas actividades publicitarias. Del mismo modo, se consideran también consideraciones de una circular hecha pública recientemente por el Banco de España.

La normativa, una vez entre en vigor será de aplicación a todas las entidades supervisadas por la CNMV que realicen actividades publicitarias sobre productos y servicios de inversión y a las que operen en España en régimen de libre prestación de servicios. Esto incluye a aquellas radicadas en otros países europeos sin sucursal en el mercado español, como una buena parte de los comercializadores de CFD, mayoritariamente radicados en Chipre.

También estarán sujetos a la circular otras entidades que no estarían sujetas a la supervisión de la CNMV pero efectúen actividad publicitaria de productos o servicios de inversión por iniciativa propia o por encargo a terceros.

El punto clave de la circular radica en que las entidades que realicen actividades publicitarias sobre los productos y servicios de inversión "deberán establecer una política de comunicación comercial que incluya procedimientos y controles internos adecuados a fin de garantizar el cumplimiento" de esta norma.

Revisión cada cuatro años

Una política que, además, se exige que sea proporcional a "la escala y complejidad de su actividad publicitaria, la complejidad de los productos o servicios ofrecidos, las características del colectivo al que se dirija la actividad publicitaria o los medios de difusión de los mensajes publicitarios".

Además, no serán para siempre. La CNMV establece en este documento abierto a modificaciones que "estos procedimientos y controles internos deberán ser objeto de revisión periódica, al menos una vez cada cuatro años, y siempre que se produzcan cambios relevantes en la política de comunicación comercial o en la actividad".

Por lo que se refiere al registro de las campañas, la circular establece que "se mantendrá y estará a disposición de la CNMV durante cinco años desde el inicio de la campaña publicitaria".