El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) vuelve a mostrar sus reticencias hacia el veto de las posiciones bajistas. “Espero que no tengamos que prohibir los cortos nunca más en esta crisis”, ha señalado Sebastián Albella a poco menos de un mes de que se haya permitido su regreso a la bolsa española después de dos de destierro.

Noticias relacionadas

Albella ha sentenciado que la CNMV “ha hecho muy bien en levantar la prohibición [el pasado 18 de mayo] habida cuenta de que la situación excepcional del mercado se había calmado”. Así lo ha explicado en un encuentro informativo organizado por el Consejo General de Economistas (CGE) este miércoles. En su opinión, el veto de bajistas “siempre es una medida controvertida” que tiene contrapartidas negativas como una “menor liquidez”.

Aunque desde algunos sectores del mercado se acusó a la CNMV de haber actuado demasiado tarde para prohibir estas prácticas especulativas sobre los valores españoles, Albella defiende que “se intentó una medida en bloque, pero hubo distintas sensibilidades y no pudo salir adelante, a pesar de lo cual nos adelantamos”.

Falta de consenso en Europa

En este sentido, finalmente solo optaron por esta medida Francia, Austria, Bélgica, Italia y Grecia junto con España. Albella ha señalado que “uno de los problemas que tienen estas medidas si no se toman en conjunto es el efecto señalamiento porque da la impresión de mayor debilidad”. Una circunstancia que ante un evento como esta crisis hay que procurar evitar siempre.

Además de este punto flaco, el presidente de la CNMV ha señalado que “su efecto es limitado, como muestra la evolución de los índices”, más allá de retirar “algo de fuerza vendedora del mercado en momentos muy excepcionales”. Es así que Albella ha comparado este mecanismo con lo que supone la activación de los denominados ‘circuit breakers’ en la bolsa anglosajona.

Reembolsos bajo control

En cualquier caso, el cabeza del organismo supervisor ha subrayado que “muchos aspectos de las nuevas regulaciones surgidas a partir de la crisis de 2009 han permitido hacer un seguimiento más estrecho y que esta crisis se haya soportado mejor desde el punto de vista financiero”. Aquí ha señalado la importancia de las herramientas de gestión de la liquidez en los fondos de inversión, como el ‘swing pricing’.

Aunque ha reconocido que en marzo algunos fondos “estuvieron sometidos a volúmenes de reembolsos de más del 10% y de casi el 20% de su patrimonio”, ha subrayado que “en España no ha sido necesario suspender los reembolsos en ningún vehículo, como sí ha ocurrido en otros países”. La principal tarea de vigilancia de la CNMV en este caso ha sido “que los gestores no vendieran solo sus activos más líquidos” para atender las salidas de partícipes.

El principal problema con el que han tenido que lidiar los mercados españoles en este tiempo ha sido, en su opinión, que “en los procesos de liquidación hubo un número de fallos muy superior al habitual”, si bien ha concretado que la mayoría de ellos ha tenido que ver con “retrasos en la entrega de los valores”. Una circunstancia que atribuye a los elevados volúmenes de negociación y a que muchos participantes “estaban teletrabajando con su operatividad limitada”.

A lo largo de este tiempo de crisis y estado de alarma la bolsa ha permanecido seca en cuanto a estrenos de nuevas cotizadas, mientras que el plazo de aceptación de la opa de Six Group sobre BME se ha consumido. Albella ha explicado que es “optimista” con esta posible fusión, cuyo resultado “está previsto que se conozca mañana”. En lo que se refiere a la ausencia de estrenos, ha señalado que “el capital riesgo se ha desarrollado mucho y se ha convertido en un gran competidor”.

Mandato "corto"

Por lo que se refiere a su posible renovación en el cargo, pues a finales de este año acaba su mandato de cuatro años al frente de la CNMV, Albella ha explicado que “en esto cada maestrillo tiene su librillo”. No obstante ha considerado que el periodo establecido para el supervisor español “es corto” a la par que ha señalado que “poco a poco se están imponiendo plazos de seis años”.

En cuanto al posible fin de las comisiones de comercialización de productos de inversión en Europa, Albella ha sido tajante: “La Comisión Europea no las va a prohibir”. El presidente ha explicado que “la cuestión está en la retrocesión, si los comercializadores deben ser retribuidos por una comisión explícita o desde el lado de la gestora”.

Retrocesiones y consejeras

Asimsimo, ha señalado que solo Reino Unido y Holanda vetan esta fórmula, mientras que el resto de países han incorporado “normas que han sido muy rigurosas, que en el mercado español está contribuyendo a que haya más asesoramiento y de mejor calidad”. En su opinión, la prohibición “debería aplicarse no solo a fondos de inversión, sino a otros productos como los seguros ‘unit-linked’”.

Por lo que se refiere al retraso en el objetivo de que los consejos de administración de las cotizadas cuenten con un 40% de mujeres, Albella se ha mostrado “satisfecho” con los avances conseguidos hasta la fecha, convencido de que “la media estará por encima del 30% al cierre de 2020”. Aquí ha señalado que “donde tenemos un verdadero problema es en el nivel directivo y entendemos que no hay que hacer normas excesivamente estrictas”, ha comentado.