ING da un paso al frente en los nuevos modelos de trabajo que la crisis sanitaria ha impuesto para el sector financiero. Mientras otras entidades empiezan ya a incorporar a sus empleados, también en servicios centrales, la entidad holandesa acaba de anunciar a su plantilla en España que, a partir del 1 de septiembre, el teletrabajo seguirá un modelo 100% libre. Es decir, quien lo necesite, podrá seguir trabajando desde casa. 

Noticias relacionadas

Desde el banco naranja explican que esta decisión, que afecta a los 1.400 profesionales en plantilla en España, llevaba gestándose desde el año pasado, con pruebas piloto de distintos modelos de e-work en varios equipos del banco. "Tras analizar el resultado de las pruebas, ING ha optado por una opción totalmente flexible y, debido a la situación del Covid-19, el banco ha podido probar el nuevo modelo de manera anticipada y comprobar que funciona satisfactoriamente", explican.

La medida supone, sin duda, un importante cambio de mentalidad, tanto de los profesionales como del equipo directivo, ya que modifica la forma en la que se entiende el trabajo en el sector financiero. De hecho, los directivos de los principales bancos españoles se han mostrado favorables a impulsar el teletrabajo como fórmula no solo de una mayor productividad, sino también de ahorro de costes en sucursales. Aún así, ING ha sido el primero en establecer un plan concreto para sus empleados y favorecer esta forma de operar de una manera completamente libre y a decisión del empleado.

Flexibilidad digital

"La flexibilidad y la responsabilidad son las dos palancas clave para que los empleados puedan organizarse del mejor modo que consideren, desde casa o en la oficina, conciliando tres esferas principales: su vida personal, sus objetivos profesionales y las necesidades de los equipos a los que pertenezcan", explican desde ING.

Además de las facilidades para el teletrabajo, el banco holandés ha establecido un conjunto de medidas de distinta naturaleza. Entre otras, ha implantado un horario de reuniones acotado (de 10.00 de la mañana a 16.00 de la tarde), con una duración de que no podrá ser superior a 45 minutos y todas ellas deberán tener un objetivo predeterminado.

Asimismo, para garantizar la desconexión digital, se ha establecido un horario restringido de envío de correos electrónicos y de llamadas.

En palabras de Isaac Vitini, Director de Recursos Humanos de ING España, “entre otras razones somos el banco mejor valorado por sus clientes gracias a la libertad que les damos, sin ataduras, sin letra pequeña. Por coherencia queremos trasladar esta filosofía a nuestros profesionales: un banco en el que eliges cómo quieres trabajar con total libertad”.

Este paso no es el primero que da el banco para mejorar la conciliación y el bienestar de sus profesionales. Desde hace años ING implantó, por ejemplo, el horario flexible de entrada y salida. Además, la entidad trabaja siguiendo la metodología Agile en la que, al igual que en el modelo de e-work, la responsabilidad de cada empleado es fundamental. De este modo, los profesionales de ING están acostumbrados a hacerse responsables y a tomar decisiones autónomas bajo el paraguas de un equipo coordinado. Por eso, la flexibilidad completa es un paso más en esta filosofía.

“Con este hito que anunciamos hoy, seguimos reinventando la banca. Desde su nacimiento, ING ha supuesto una revolución en el sector por su manera de entender al cliente, ahora con este nuevo modelo lo hacemos otra vez y estamos seguros de que beneficiará no solo a nuestros profesionales, sino también a la sociedad en su conjunto y a nuestros clientes”, concluye Vitini.