Las previsiones sobre la economía española indican un desplome del PIB que, según la Comisión Europea, caerá este año un 9,4%, mientras que el déficit público y la deuda ascenderán hasta el 10,1% y el 115,6%, respectivamente. Con este escenario de fondo, se hace más necesario que nunca obtener financiación de los inversores. Sin embargo, las dudas que genera el creciente endeudamiento de nuestro país no están contribuyendo a impulsar el apetito por la deuda pública.

Noticias relacionadas

Aunque en las últimas semanas las emisiones españolas vuelven a captar cierto atractivo, la feroz competencia y urgencia que existe entre todos los Estados por colocar deuda no hace que España se sitúe en las mejores posiciones de cara a los inversores.

Esta situación se ha traducido en una reducción de la suma de dinero que los planes de pensiones tienen invertido en renta fija pública española. Según los datos publicados por Inverco, el peso de la renta pública nacional de los planes de pensiones fue de un 19,23% en el primer trimestre del año. Esta cifra es la más baja registrada en los últimos años.

Durante 2015, el peso de estos activos en los planes de pensiones superaba el 33% y, aunque en los últimos cinco años este porcentaje se ha ido reduciendo, nunca había estado por debajo del 20%.

Parte de este comportamiento también se debe al nuevo mercado en el que ha de competir el Tesoro español. Otros países como Alemania o Francia también están realizando avalanchas de emisiones extraordinarias para poder financiarse de cara a los próximos meses y muchos inversores españoles prefieren acogerse a estas opciones.

Deuda corporativa

Sin embargo, el atractivo de la renta fija española no ha desaparecido en todos los ámbitos. De hecho, la renta fija privada está empezando a ganar terreno de nuevo. En el último trimestre, esta supuso un 15% del total de la suma invertida de los planes de pensiones, incrementándose respecto al trimestre anterior, cuando se situó en el 14,75%.

Este cambio de comportamiento dentro de la renta fija española también ha tenido efecto sobre el dinero invertido en esta categoría en el exterior. Mientras que la deuda pública española va perdiendo el atractivo de los inversores, no ocurre lo mismo con la deuda pública del exterior.

En concreto, en el primer trimestre del año, la suma de dinero invertida por los planes de pensiones en esta categoría se elevó hasta el 7,75%, muy por encima de los tres meses anteriores, cuando se situaba en el 5,91%. Estas cifras difieren mucho más si nos remontamos a años pasados. De hecho, en 2010 se situaba en torno al 3,5% y en el primer trimestre de 2015 en el 4,81%.

En la inversión exterior se produce una situación completamente opuesta a la nacional. Y es que el atractivo de las emisiones de deuda de grandes compañías se reduce en detrimento de la deuda pública. En este caso, en el primer trimestre del año, el dinero invertido por los planes de pensiones en esta categoría se ha reducido hasta el 4,4%, desde el 4,57% del trimestre anterior.

Con todo, en conjunto, los datos del primer trimestre del año muestran un cambio de tendencia dentro de la inversión de los planes de pensiones, en los que especialmente la deuda pública exterior gana peso. De hecho, la renta fija exterior (pública y privada) ha pasado de suponer un 7,09% del dinero invertido en los planes de pensiones en el primer trimestre de 2015 a un 12,15% entre enero y marzo, por encima también de los tres meses anteriores (10,48%).

La tendencia de la renta fija nacional (pública y privada), sin embargo, va en camino opuesto. Ha pasado de tener un peso en los planes de pensiones del 50,66% en 2015 a un 34,43% en el primer trimestre del año, ligeramente por debajo de los tres meses anteriores, cuando se situó en el 34,76%.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?: