En las últimas semanas son muchos los inversores que han dado un paso atrás en su estrategia de inversión. Debido a los estragos producidos por el coronavirus, algunos particulares han tenido que acudir al rescate de sus planes de pensiones. Hay quienes lo hacen por miedo. Otros, por el mero hecho de disponer de liquidez en un momento de incertidumbre económica.

Noticias relacionadas

Todo ello, unido a las caídas que han registrado en las últimas semanas las bolsas, ha propiciado que el patrimonio de los planes de pensiones se haya reducido un 8,8% en el primer trimestre del año, hasta los 106.231 millones de euros, según los datos de Inverco.

Sin embargo, no todos los inversores han optado por retirar su dinero de los planes. De hecho, algunas categorías han registrado aportaciones netas positivas e, incluso, superiores a la registradas en el trimestre anterior, antes de que estallara la crisis del coronavirus.

Muchos participantes han optado por intensificar el ritmo de aportaciones en categorías con especial potencial de revalorización, como son aquellas que tienen mayor exposición a acciones, es decir, renta variable o renta variable mixta, que se han visto más perjudicadas en las últimas semanas.

Para ello, el producto al que han acudido los inversores han sido los planes de pensiones de renta variable, donde las aportaciones brutas se han incrementado en 54,1 millones de euros respecto al mismo periodo del año anterior.

Más riesgo para ganar más

En esta categoría, los inversores aportaron casi 85 millones de euros durante el último trimestre de 2019, una cifra muy inferior a la registrada entre enero y marzo, cuando las aportaciones brutas se acercaron a los 140 millones de euros. En total, las aportaciones netas en renta variable suman casi 70 millones de euros, a diferencia del último trimestre del año pasado (casi 36 millones).

En estas cifras han influido considerablemente algunas de las grandes aportaciones netas que han registrado diferentes planes de pensiones. Entre ellos destaca el Indexa Más Rentabilidad Acciones, que ha captado en los tres primeros meses del año un total de 10,5 millones de euros, teniendo un patrimonio total de 44 millones. Este producto, que forma parte de la oferta de Indexa Capital, un gestor automatizado o roboadvisor, se posiciona por delante de diferentes gestoras en cuanto a entradas de dinero netas registradas y acumula casi 5.500 partícipes. Aun así, a un año, su rentabilidad cae un 10,3% y un 0,92% a tres años.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?:

Otro de los planes de pensiones que también obtiene resultados positivos en cuanto a aportaciones de dinero netas es el Mediolanum Renta Variable, que suma 9,2 millones de euros en el primer trimestre y cuenta con un patrimonio total de casi 170 millones. Pese a ello, la rentabilidad de este producto, que cuenta con más de 14.500 partícipes, se mantiene en negativo a corto y medio plazo, aunque a largo plazo su comportamiento mejora. A 10 años acumula unas ganancias del 2,62% hasta marzo, y a 15 años, del 1,8%.

En tercer lugar, las mayores aportaciones de dinero netas las registra el Plan Naranja 2040, que suma cerca de 8 millones de euros en entradas. En total, el plan acumula un patrimonio de casi 300 millones y cuenta con más de 64.000 partícipes. Se trata de un producto destinado especialmente a aquellos inversores que tienen pensado jubilarse cerca del año 2040. Actualmente, este plan también registra pérdidas en el último año, del 12,6%. No obstante, a 10 años su rentabilidad sube hasta el 3,77%.

El plan de pensiones de CaixaBank, el CABK Tendencias ha sido otro de los preferidos por los inversores en este trimestre, ya que registra entradas de dinero netas de casi siete millones, lo que lo lleva a contar con un patrimonio superior a los 790 millones de euros. En la actualidad, este plan, que está centrado al 100% en renta variable, cuenta con casi 51.500 partícipes. En cuanto a rentabilidad, solo acumula ganancias anualizadas a cinco años, del 1,22%.

Otro de los productos más populares en este trimestre es el plan Naranja Standard & Poors 500, que es el quinto plan de pensiones de renta variable en registrar las mayores aportaciones. En concreto, entre enero y marzo, las aportaciones netas superaron los 4,5 millones de euros, lo que deja a este producto con un patrimonio superior a los 435 millones de euros.

El plan naranja, cuya política de inversión se basa en replicar al índice Standar & Poors 500, cuenta con más de 27.000 partícipes. En cuanto a su comportamiento, también se ve afectado a corto plazo por los vaivenes de los mercados, por lo que a un año registra pérdidas de casi el 7%. Sin embargo, el plan acumula ganancias anualizadas a tres (2,3%), cinco (4,46%), 10 (10,88%) y 15 años (7,08%).