La remontada comenzó en Wall Street a pesar del mal sabor de boca que han dejado las cuentas trimestrales de entidades como JP Morgan. El impacto del coronavirus se revela más llevadero lo esperado y los inversores se decantan del lado comprador.

Noticias relacionadas

Al alivio de las cuentas trimestrales de la banca se han sumado las señales de contención del virus que llegan desde Europa, donde ya comienzan a reabrirse muchas fábricas y oficinas cerradas por causa de la epidemia. Un horizonte que también comienza a vislumbrarse en EEUU a pesar de que las cifras de contagio siguen siendo muy abultadas.

Con estas premisas, el Dow Jones consiguió sumar un 2,4% a su gráfica, hasta acariciar los 24.000 puntos. El S&P 500 recuperó un 3%, hasta los 2.800 puntos. El tecnológico Nasdaq tomó aún más fuerza y alcanzó los 8.500 enteros al ganar un 3,9%.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) también tiene parte en este rebote. Las previsiones macroeconómicas de primavera de la institución dejan un escenario más optimista del que otros organismos habían anunciado hasta la fecha, lo que se traduce en cierto alivio para los inversores en renta variable.

La institución que dirige Kristalina Georgieva estima que la economía estadounidense se contraerá un 5,9% este año, lo que supondría su mayor retroceso desde la crisis financiera de 2008-2009. Sin embargo, la enérgica recuperación del 4,7% en 2021 anticipa efectos dañinos menos duraderos que aquella.

Aunque el recorte para este ejercicio es de siete puntos con respecto a la anterior previsión del FMI para este periodo, el incremento para el año que viene es de más de tres puntos.

Provisiones récord en JP Morgan

En lo que toca al pistoletazo de salida de la temporada de resultados corporativos, JP Morgan perdió un 2,8% después de haber publicado un beneficio neto de 2.865 millones de dólares en el primer trimestre de 2020. Aunque esto supone una caída del 69%, este descenso se atribuye a un incremento del 454% en la partida de provisiones para impagos de créditos, lo que blinda a la entidad frente al potencial impacto más negativo en su negocio por la crisis del coronavirus.

Los títulos de Wells Fargo se dejaron un 4,1% después de haber informado de un beneficio de 653 millones de dólares. Un 89% inferior al del año pasado. De nuevo, también por provisiones extraordinarias para hacer frente a lo que pueda estar por venir.

La que contribuyó al avance del parqué fue Johnson & Johnson, que ganó un 4,4% después de haber anunciado un beneficio neto de 5.796 millones de dólares en el primer trimestre del año. Esta cifra supone un incremento del 54,6% en comparación con el mismo periodo del año pasado, que se atribuye a extraordinarios y a una facturación un 3,3% más gruesa este año.

También al alza, Amazon y Walmart, los dos gigantes estadounidenses del comercio minorista, marcaron máximos históricos para sus acciones. Los líderes del comercio online y físico se benefician de las previsiones de que las medidas de confinamiento implementadas en todo el mundo, y especialmente en EEUU, hayan impulsado sus resultados del primer trimestre.