Los analistas y gestores se afanan en hacer cábalas para encontrar la vía más rápida de escape a la crisis del coronavirus en lo que a inversión se refiere. Los expertos de Bank of America ya han hecho su selección de valores europeos para este objetivo. Y en la cesta no hay ninguno español.

Noticias relacionadas

Aunque desde el banco estadounidense defienden que “la disrupción será temporal” incluso en las economías más castigadas por la epidemia, ni una sola cotizada patria se hace hueco en una cartera que incluye una docena de compañías. Reino Unido es el país que más empresas cuela entre las favoritas de corte cíclico de esta casa, con cuatro firmas.

Los filtros que los analistas de Bank of America han establecido para llegar a este reducido grupo están el carácter cíclico de la compañía, modelos de negocio de calidad, una sólida previsión de beneficios y valoraciones atractivas. El objetivo es tener la cartera lista para cuando llegue el momento del rebote para la economía europea, tal y como ahora parecen apuntar ya algunos datos macroeconómicos adelantados de China.

Las británicas mandan

El grupo inversor Melrose, especializado en operaciones de capital riesgo para reflotar financieramente compañías en dificultades económicas, es una de las cuatro firmas británicas que tienen puesto en el club. El consenso de los analistas consultados por Refinitiv establece un potencial alcista del 83% para sus acciones, sobre las que se recogen 12 consejos de compra sobre solo uno de venta.

La gigante mundial de la organización de exposiciones y congresos Informa es la segunda británica. Con su negocio prácticamente parado en la actualidad, el regreso a la normalidad promete un potencial alcista del 76% para unas acciones que 15 casas de análisis recomiendan comprar frente a cinco que se decantan por mantener posiciones y uno solo que aconseja su venta.

El grupo textil de lujo Burberry y la aseguradora Legal & General completan el bloque de compañías británicas en las que Bank of America aconseja tomar posiciones. Los americanos aseguran que la primera cotiza “con un significativo descuento”-que según los analistas consultados por Refinitiv se traduce en un potencial del 23%-, mientras que consideran que en la segunda “están sobrevalorando su riesgo crediticio”, lo que se traduce en cancha para subir hasta un 38%.

Los siguientes países en el podio, aunque en principio la residencia de las empresas no ha sido un factor determinante para su inclusión en la lista, son Francia y Alemania. Están empatados con tres empresas cada uno. Después, dos nórdicas: una sueco-finlandesa y una danesa son las que completan esta particular cesta de la compra.

Coches, obras y químicos

La fabricante de neumáticos Michelin está entre las tres francesas seleccionadas. Con su negocio mundial algo resentido ahora que millones de vehículos llevan semanas parados, el regreso a la libertad de movimiento podría ayudar a una rápida recuperación de sus cifras de negocio.

Con un potencial del 22% y una docena de recomendaciones de compra frente a cuatro de mantener y una de vender, el criterio de Bank of America encuentra más justificación si cabe.

El grupo francés se completa con la firma de infraestructuras Saint-Gobain y la química Arkema, de la que el banco de inversión estadounidense destaca su “poder de fijación de precios en mercado consolidados”. Siempre según datos ofrecidos por Refinitiv, sus potenciales alcistas alcanzan el 45% y el 25%.

Desde la Bolsa de Fráncfort, las elegidas son Siemens, su antigua filial Infineon y Kion. Los analistas de Bank of America subrayan que la primera ofrece “exposición a la recuperación cíclica tanto de Europa como de China”, mientras que la segunda aporta a las carteras exposición a “la electrificación automovilística y la automatización industrial”. Del tercero, destacan su negocio en automatización del almacenaje y el auge del comercio electrónico. Sus potenciales de consenso alcanzan el 28%, el 30% y el 29%, respectivamente.

La firma danesa de logística DSV Panalpina es definida por los estadounidenses como “un enérgico generador de efectivo” que debería resurgir con fuerza tan pronto como el volumen de transporte de mercancías se recuperase. El consenso de analistas le otorga un potencial del 20% hasta su precio objetivo. Ni uno solo de ellos invita a la venta de sus acciones frente a 17 que aconsejan comprar y tres que señalan mantener.

Sin olvidar la sostenibilidad

El elenco de 12 elegidas se completa con la papelera sueco-finlandesa Stora Enso. Sus “sólidas credenciales de sostenibilidad ambiental, social y de gobernanza (ASG)” se convierten en un punto a su favor una vez que se recupere el consumo de papel procíclico. Los analistas consultados por Refinitiv aconsejan en un 56% la compra de sus títulos, para los que fijan un potencial del 10%.