Los representantes de los trabajadores de BME han hablado. Y consideran que las garantías de empleo que Six Group presenta en su opa son “insuficientes”. Aseguran que el blindaje de un año recogido en el folleto de la operación se debe a “una cuestión de formalismo”, pero fuentes conocedoras de los detalles de la operación formulada por los suizos insisten en que “es un compromiso en firme”.

Noticias relacionadas

El informe de repercusiones sobre el empleo remitido por los representantes de los trabajadores de BME al consejo de administración de la compañía ha visto la luz este martes. En él se explica que el compromiso de Six de mantener íntegramente plantilla y funciones durante un año “ha sido justificado como una cuestión de formalismo en la redacción del texto de la opa”.

Sin embargo, el mismo documento reconoce después que “no existe en el ordenamiento jurídico español ni en la legislación laboral vigente ningún requisito respecto a la redacción de las condiciones de garantía de empleo para las empresas adquiridas, mucho menos un plazo máximo o mínimo”. En este sentido, fuentes conocedoras de los pormenores de la oferta e intenciones de Six subrayan que esta prerrogativa es “un compromiso en firme, específico y formal”.

Documentación vinculante

Del mismo modo, puesto que el folleto de la operación tiene un carácter vinculante para su desarrollo, este compromiso podría ser invocado por los trabajadores de BME a los que no se les respetase su puesto o funciones, según explica a este portal un asesor laboralista.

Aunque este es un punto común para cualquier opa, más si cabe en este caso en el cual este folleto ha pasado el escrutinio de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), distintas autoridades de competencia, el Gobierno de España y los de distintas comunicades autónomas.

El documento está firmado por los representantes y delegados de las distintas filiales del grupo BME, así como por algunos presidentes de comité. Entre ellos figuran miembros de los sindicatos ELA, CGT, UGT y CCOO. Todos ellos recuerdan “que cualquier reestructuración o modificación de las condiciones laborales ha de ser negociada entre las partes” y también que debe ser comunicada por la compañía o por Six “con anterioridad”.

Al respecto de esta cuestión, fuentes próximas al grupo suizo explican que el proceso habitual sería que las reuniones con trabajadores no comenzasen hasta que la opa resultase exitosa y Six se hiciera con el control accionarial y del consejo de BME. Y, de momento, la operación se encuentra en su fase inicial, la de aceptación por parte de los actuales accionistas de la cotizada española. Una fase que se extenderá hasta el próximo 11 de mayo, aunque el plazo podría alargarse.

Reuniones, después de la opa

De este modo podría quedar respondido el punto del documento sindical en el que se denuncia que “ningún miembro de Six se ha puesto hasta la fecha en contacto con la RLT (representación legal de los trabajadores) de BME, si bien tanto RRHH (el Departamento de Recursos Humanos) de BME como el propio CEO de la compañía han transmitido el interés de la dirección de Six sobre este punto”.

Por otra parte, los representantes de la plantilla de BME denuncian que en la documentación de la opa no se refleja el compromiso que dicen haber recibido de Six a través del consejero delegado de BME, Javier Hernani, donde se garantizaba una independencia en la gestión y empleo en la compañía española durante al menos cuatro años.

"Malestar" en la plantilla

Sin embargo, en el texto de presentación inicial de la opa redactado por los suizos en noviembre este compromiso se circunscribe al “mantenimiento de las actuales marcas, actividades de negocio, sedes, localizaciones de oficinas y estrategias de BME en España”. Nada de plantilla. Así se recoge, en inglés, en el propio documento publicado este martes.

En resumen, los trabajadores del grupo rector de las bolsas españolas muestran su “malestar por los hechos comentados con anterioridad”, además de solicitar “más encuentros” y “más información sobre el plan industrial previsto”. Por todo esto, consideran que las “garantías de protección y fomento del empleo y de las condiciones laborales aportadas [resultan] insuficientes”.