El rojo de las caídas vuelve a marcar otro arranque semanal a pesar de que los futuros apuntaban a la remontada. Las bolsas europeas vuelven a ser presas del miedo a que las medidas para contener el avance del coronavirus pasen una factura a la economía muy superior a la esperada. El Ibex 35 pasa de preparar el asalto a los 6.800 puntos a cerrar con caídas del 1,74% hasta los 6.659 puntos.

Noticias relacionadas

El sector bancario es uno de los que más de cerca vigilan los inversores después de que el Banco Central Europeo (BCE) les haya recomendado formalmente retrasar cualquier decisión sobre sus dividendos, al menos, hasta octubre. En este sentido, este lunes se ha conocido que grandes firmas europeas del sector como Unicredit, ABN Amro e ING han tomado nota y revisado sus propuestas de retribución al accionista.

Además, conviene recordar aquí que el viernes a última hora de la noche, la agencia Fitch procedió a poner en bloque en perspectiva negativa el rating de los bancos españoles. Una factura que ha sumado presión al sector y al índice español. Los más penalizados son BBVA (-5,9%), Banco Sabadell (-5,8%) y CaixaBank (-5%). El Santander cede un 4,2% al cierre.

La advertencia del FMI

La paralización de toda actividad no esencial decretada el Gobierno esta madrugada pesa sobre Indra, que se deja un 6,2%, si bien el valor más penalizado es MásMóvil (-7,4%). Mientras, llueve sobre mojado en las gráficas de  Aena (-5,2%), IAG (-4,1%) y Amadeus (-1,3%).

En verde tan solo resiste un puñado de nueve cotizadas. Al frente de ellas, Red Eléctrica, un 5,8% al alza. Acciona (+4,5%) y Repsol (+3,3%) completan el podio. Grifols consigue sumar un 2,9% después de haber anunciado la semana pasada varios proyectos de investigación para luchar contra el coronavirus.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha lanzado una nueva advertencia: por cada mes que permanezcan cerradas las actividades económicas consideradas no esenciales en los principales países europeos se restarán tres puntos porcentuales al producto interior bruto (PIB) de la región. Un aviso que ha impedido que las bolsas europeas se hayan sumado al rebote que sí conseguía Wall Street.

El petróleo sigue sin levantar cabeza en el mercado de divisas. El barril Brent, el de referencia en Europa, se deja cerca de un 7% en este arranque semanal y su gráfica lucha por aguantar los 26 dólares.

El euro se toma un respiro

Los descensos también se repiten en el oro, aunque con mucha más moderación. La onza del preciado metal se abarata por debajo de los 1.650 dólares, si bien la volatilidad de los últimos días sigue marcando su evolución este lunes.

En el mercado de divisas, el euro se apea de los 1,11 dólares que ha llegado a alcanzar este fin de semana, aunque todavía se queda muy cerca de esta cota (1,103 'billetes verdes') frente al billete americano. 

La prima de riesgo regresa a los 100 puntos básicos, cota que rebasa en cerca de una decena. Los bonos españoles a diez años cotizan al 0,55% de rentabilidad, mientras que los alemanes marcan tipos del -0,53%.