La próxima subasta de los derechos de televisión de LaLiga española comienza a enfrentarse con dificultades. El lío generado por la entrada del fondo CVC, la lucha de la administración de Javier Tebas contra el Real Madrid y el F.C. Barcelona, la marcha de Lionel Messi y la irrupción de la Superliga han afectado directamente en el interés de algunos operadores de participar en esta puja.

Noticias relacionadas

Un cóctel peligroso que ha hecho perder atractivo a la competición y que ha generado una serie de incógnitas que hacen que una eventual entrada en el mercado de los derechos audiovisuales ya no sea tan atractiva como hace unos meses.

De esta manera, importantes players internacionales se están planteando no participar en la subasta que pretende adjudicar los derechos audiovisuales de LaLiga para las tres próximas temporadas a partir del curso 2022-2023.

Según las informaciones recopiladas por Invertia, Amazon sería uno de los grandes operadores que ha perdido interés en LaLiga, lo que les está haciendo plantearse no participar en la próxima subasta.

Recordemos que Amazon es una de las principales cartas de Javier Tebas para poder cumplir su objetivo de recaudar al menos 3.000 millones por todo el contrato residencial en España.

El factor Amazon

De hecho, la idea de LaLiga es poder reconfigurar los paquetes que ofrecerán a los operadores. Hasta ahora se estaban licitando dos grandes lotes, uno por ocho encuentros por jornada y otra por el partido más importante de cada fin de semana (siempre uno del Real Madrid o del FC Barcelona). 

Ahora, Tebas quiere ofrecer un paquete más reducido de tres jornadas en exclusiva -y no necesariamente los partidos más atractivos- para allanar la entrada a nuevos operadores como Amazon. Así podrían realizar una importante inversión, pero no al nivel de la que viene realizando hasta ahora Telefónica.

La operadora pagó 2.950 millones de euros en el anterior tender realizado hace tres años, pero su idea esta vez es pagar al menos un 15% a un 20% menos por los derechos, debido a la deflación que están sufriendo todos los derechos deportivos tras la pandemia.

Precisamente para compensar esta reducción en los ingresos, Tebas esperaba contar con Amazon, pero tras los últimos acontecimientos el desembarco de la plataforma internacional no está tan clara.

¿La razón? El actual contexto de LaLiga es de suma inestabilidad. Tras la disputa de Tebas con el Real Madrid y el FC Barcelona estos dos clubes no tienen asegurada su permanencia en el campeonato español en el mediano plazo.

Subasta en octubre

Por otro lado, si la Superliga sale adelante, tanto el Real Madrid como el FC Barcelona utilizarían sus mejores efectivos en el campeonato europeo dejando equipos de segunda categoría para la competición nacional.

Si a esto le sumamos la marcha de Messi, una de las últimas grandes estrellas planetarias que quedaban en LaLiga, la devaluación del campeonato español como producto es cada vez más patente.

En este sentido, LaLiga ha deslizado que la subasta será en octubre y no en septiembre como estaba previsto inicialmente. La intención es ganar tiempo y esperar que las disputas con los grandes clubes bajen de intensidad.

La puja de hace tres años se produjo en junio y aunque en LaLiga no hablan de retrasos, está claro que cuanto más tarde se haga, más margen tendrá para lograr mejores precios.

Los derechos de televisión son los grandes responsables de que los ingresos de LaLiga se hayan disparado en los últimos cinco años. En la 2014-2015 apenas rozaban los mil millones y en la 2019-2020 superaron los 1.770. Es decir, el 35% de toda la facturación total entró por televisión.