Mónica López, y su programa La hora de La 1, han vuelto a estar en la primera línea informativa esta semana y no precisamente por sus reportajes de actualidad o sus buenos datos de audiencia. Los focos han vuelto a girarse sobre la presentadora en la enésima polémica de un programa que lleva varios meses abonado a las críticas.

Noticias relacionadas

Rótulos mal colocados, ataques involuntarios a la monarquía y malas interpretaciones de las palabras de López, han hecho un caldo de cultivo en redes sociales donde ya son muchas las voces que piden la retirada del espacio.

La última polémica ha tenido que ver una pregunta de Mónica López a la candidata de Más Madrid a la presidencia de la Comunidad, Mónica García. En un corte publicado en redes sociales se escuchaba a la meteoróloga de profesión decir: "sigo sin entender por qué los madrileños siguen votando a Isabel Díaz Ayuso y va a doblar sus resultados en escaños". 

Las redes ardieron, aunque posteriormente se aclaró que el corte fue sacado de contexto y solo correspondía a una repregunta a García sobre las razones por las que Díaz Ayuso era la favorita a ganar las elecciones en la Comunidad de Madrid.

Polémicas aparte, lo cierto es que el programa de López no gusta al nuevo presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero. De hecho, las informaciones confirmadas por Invertia apuntan a que este espacio podría caerse de la parrilla una vez que se emprenda una profunda reestructuración que el nuevo equipo quiere poner en marcha en mayo.

Declaraciones de Pérez Tornero

Estas mismas fuentes indican a este diario que La hora de a 1 se ha convertido en un programa molesto, que genera demasiado ruido con sus constantes polémicas y al que no ayudan sus bajas audiencias. Tan solo un 9% de audiencia de media y menos de 300.000 espectadores que le mantienen en el tercer lugar de su franja horaria.

El hecho de que sea además realizado junto a una productora, Tesseo, no gusta en los nuevos directivos, que consideran que todos los programas informativos -como es este caso- deben ser realizados por personal de la casa. Si a esto le sumamos su estilo, cercano al "entretenimiento informativo", hace que tenga los días contados, según reconocen diversas fuentes dentro de la Corporación RTVE. 

Una estrategia que ya adelantó esta misma semana el propio Pérez Tornero en la comisión mixta del Congreso de los Diputados. "El periodismo que debe hacer TVE es público, valioso, informar con profundidad. Todo lo que sea banalización, show y escándalo no debería estar en ninguna parte de RTVE".

"Es un sentir general de todos los profesionales de la casa que el periodismo de calidad vale la pena y el periodismo banal no vale la pena y menos en la televisión pública". Sin dar nombres, en la Corporación se confirma extraoficialmente que el foco se pone en Las cosas claras de Jesús Cintora y La hora de La 1 de Mónica López.

Los dos programas pertenecen a productoras y los dos espacios son resistidos por los trabajadores de la casa, además de estar permanentemente en el foco público por polémicas políticas de las que quiere alejarse la nueva dirección. 

Polémicas con la Casa Real

Y es que polémicas son las que le sobran al programa de Mónica López. Solo por citar las más recientes, además de la citada entrevista sacada de contexto, tenemos dos polémicas con la Casa Real que han causado gran revuelo.

El pasado 11 de febrero, ilustró la noticia de que la princesa de Asturias estudiará Bachillerato en un colegio de Gales a partir del próximo curso con la frase "Leonor se va de España, como su abuelo". Un rótulo sobreimpreso en el programa que generó una tormenta política de insospechadas dimensiones, la salida de dos responsables directos de La hora de La 1 y la ira de Podemos pidiendo que los "represaliados" fuesen readmitidos en sus puestos.

La sucesión de acontecimientos apuntó a una rápida reacción de Rosa María Mateo, "profundamente indignada" tras constatar por sus primeras indagaciones que no se trataba de un simple error involuntario. De hecho, en ese momento, la Corporación consideró que estábamos ante un movimiento de los trabajadores más cercanos a Podemos dentro de la cadena.

El pasado tres de marzo la polémica volvió al matinal de Mónica López después de ilustrar una de sus informaciones de la Casa Real con una foto de Leonor y Sofía de manera errónea.

El programa utilizó una imagen de la princesa Leonor y la infanta Sofía para ilustrar la información sobre la vacunación contra el coronavirus de las infantas Elena y Cristina. Ambas habrían aprovechado un viaje a los Emiratos Árabes para ver a su padre, Juan Carlos I, y ponerse las dosis de protección contra el virus. "Ha sido un error técnico e, insistimos, pedimos disculpas de nuevo", insistió el programa horas después en redes sociales. 

Coste del programa

Según informó en su momento El Mundo, basándose en fuentes sindicales de la cadena, el equipo de Rosa María Mateo -la administradora única hasta hace un mes- aprobó un presupuesto para este formato con 254 entregas cuya suma final alcanzaría los 15.291.000 euros.

Cada emisión diaria tendría un coste de 60.200 euros, un precio elevado para un programa que utiliza a 85 personas, de las cuales 15 pertenecen a la productora, en ellas el equipo directivo del formato.

En su momento, Mateo justificó el coste por la gran cantidad de horas en antena del programa -cuatro- y el coste más elevado que tendría sustituir el formato por alguna serie o programa de entretenimiento.

En todo caso, la polémica ha perseguido a Mónica López, desde mucho antes de que desembarcara en La hora de La 1 en septiembre de 2020. Meteoróloga de profesión se licenció en física de la tierra y el cosmos en 1997 por la Universidad de Barcelona. 

En 2008 se incorporó a RTVE para ser la directora del departamento de meteorología y presentadora del tiempo del Telediario 2 de TVE, sustituyendo a José Antonio Maldonado. Solo cuatro años después, la profesional constituyó la empresa Meteoplay SL dedicada a producir contenidos meteorológicos.

Investigación de RTVE

En mayo de 2014, TVE les abrió un expediente informativo por orden del entonces presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, para investigar los entonces presuntos negocios de López.

El objetivo era esclarecer si se habían utilizado medios públicos de RTVE con fines privados y a espaldas de la dirección. Después de dos meses de investigación la dirección de RTVE sancionó a Mónica López con 20 días de empleo y sueldo por haber "transgredido la buena fe contractual" con RTVE. 

Posteriormente, un informe independiente encargado por TVE a la auditora KPMG eximió de toda responsabilidad a Mónica López y a su equipo, concluyendo que no se utilizaron medios públicos de la cadena con fines privados.