Disney+ prepara su desembarco en España con un centro de producción audiovisual propia para este año 2021, según ha confirmado Invertia con fuentes del sector. Con ello, la multinacional del entretenimiento se sumaría a Netflix que desde hace tres años tiene rodajes en marcha en territorio español.

Noticias relacionadas

Disney aprovechará así las ventajas fiscales y administrativas que proporcionará el Gobierno a partir de este curso para instalar este tipo de centros en España. El objetivo es convertir a nuestro país en el principal hub audiovisual de habla hispana del mundo. 

En septiembre, el Gobierno ya anunció que tenía varias negociaciones abiertas con grandes compañías audiovisuales con este objetivo, unas conversaciones que cristalizaron en diciembre del año pasado con el compromiso en firme de instalarse en España de algunos de estos players internacionales.

Este mes el Gobierno presentará el Plan de Impulso Audiovisual con medidas concretas para el desembarco de grandes majors internacionales, uno de los ejes del Plan España Digital 2025 presentado por Pedro Sánchez en verano del año pasado.

Un plan que incluirá ventajas fiscales, pero además una ventanilla digital para permisos en oficinas consulares, simplificación de requisitos, level playing field y mejoras de financiación.

Impulso en Tres Cantos

De esta manera, Disney sería una de las primeras empresas extranjeras en aprovechar estos beneficios. El objetivo de la compañía es establecerse en España como el punto de referencia a partir del cual van a producir y dirigir sus productos a los mercados internacionales, en especial para Europa y Lationoamérica.

En este sentido, Disney+ ya prepara su proyecto con equipo propio en España. En noviembre comenzó la búsqueda de responsable de producción original scripted para España y Portugal, un primer paso en su apuesta por la producción propia que se irá consolidando en los próximos meses.

Estamos ante un paso más para consolidar el hub audiovisual de España. Empresas internacionales como Netflix ya se han establecido hace un par de años porque consideran que este es un país adecuado por su normativa, fiscalidad, capacidades de la industria y todo este conjunto de pequeñas y medianas empresas que facilitan la producción de servicios audiovisuales.

Así es como se está formando un triángulo virtuoso en la Comunidad de Madrid, en concreto en la ciudad de Tres Cantos, donde confluyen los estudios de Movistar+ y los de Netflix y Secuoya. Un dinamizador del sector audiovisual que ha logrado superar la Covid y poner en marcha una serie de nuevos proyectos.

Las fuentes del sector consultadas por Invertia indican que Netflix está desarrollando al menos diez rodajes a la vez en España en estos momentos, que Amazon prepara otros tantos y que Movistar junto a Atresmedia (Buendía Estudios) ultiman una batería de estrenos para este año. 

Plan de Impulso Audiovisual

El Plan España Digital 2025 cree necesario acometer actuaciones que difundan las ventajas comparativas de producir audiovisual en España. Es por ello por lo que el objetivo del futuro y el futuro Plan de Impulso Audiovisual es "la reactivación inmediata de esta industria y atraer inversión extranjera, permitiendo la creación de empleos de calidad a lo largo de toda la cadena de valor del sector audiovisual".

En este sentido, el plan introducirá medidas para resolver una de las debilidades tradicionales del sector como la dificultad de acceso al crédito, debida en gran parte a la escasez de activos que puedan ser aportados como garantías reales y la discontinuidad de esta actividad.

En el ámbito de las ayudas, el Gobierno ha aprobado avales que permitan el acceso al crédito a las empresas del sector audiovisual por un importe total de 780 millones de euros, así como ayudas directas a las salas de cine. Se explorará complementar estas medidas con otras líneas en colaboración con ICO, la Secretaría General de Industria y ENISA, Red.es o el ICAA.

En cuanto a las exenciones fiscales, el Gobierno ha establecido una deducción del 30% para el primer millón de inversión en producciones audiovisuales españolas y el 25% respecto del resto del montante hasta 10 millones de euros.

La base de la deducción está constituida por el coste total de la producción, así como por los gastos para la obtención de copias y los gastos de publicidad y promoción a cargo del productor hasta el límite para ambos del 40% del coste de producción.