La hoja de ruta oficial de Uteca, la patronal de las televisiones privadas españolas, tiene a Netflix en el punto de mira desde que la compañía desembarcara en nuestro país hace más de dos años. De hecho, en sus pocas apariciones públicas en los últimos meses no ha dudado en pedir al Gobierno equidad en el trato fiscal y en las obligaciones que se imponen a las teles como la tasa RTVE o la financiación al cine español.

Noticias relacionadas

En esta línea, el objetivo en las próximas semanas es aumentar sus críticas contra el gigante internacional, situándole como el culpable de la caída en la facturación del sector. La idea es también intensificar el lobby con las autoridades para forzar cambios regulatorios y pedir mayor equidad en el trato con los que se han convertido en sus principales competidores.

Estos movimientos se han visto reforzados por dos motivos principales. El primero es la intención del Gobierno de aplicar un impuesto a las tecnológicas como Facebook o Google para financiar el déficit de las pensiones, un tributo que en el sector creen que perfectamente podría aplicarse a plataformas audiovisuales como Netflix o Sky, que no tributan directamente en España.

Caída de la publicidad en la televisión lineal

El segundo punto que refuerza esta campaña es la caída de la publicidad y la debilidad del sector en los últimos meses. Mediaset redujo un 4,7% sus ingresos por publicidad y Atresmedia un 5%, según las cifras trimestrales de Infoadex. Un periodo en que los dos gigantes redujeron sus ingresos totales en 18 millones de euros, su primera caída desde el año 2013.   

Atresmedia recortó sus ganancias un 29% y Mediaset un 12%. Si sumamos las dos cifras ganaron 74,2 millones, lo que supuso una caída de casi 15 millones en el primer trimestre. Este también es el primer retroceso del beneficio conjunto desde el año 2012. Unas cifras que se suman al estancamiento de sus ingresos durante 2017.

Un curso en el que las plataformas de contenido audiovisual en Internet (OTT)han ganado peso. Netflix sumaba 1,1 millones y HBO medio millón de usuarios, según el último dato de la CNMC publicado hace casi seis meses. En las cifras de este mismo Panel de Hogares, que se harán públicas en los próximos días, los creadores de Stranger Things superarán fácilmente los 1,5 millones, mientras que HBO podría estar cerca del millón. 

Duopolio televisivo en alza

Un escenario que preocupa a Mediaset y Atresmedia y al que quieren poner freno exigiendo mayor regulación y un trato igualitario a estas plataformas, actores a los que ven como el gran enemigo. No obstante, otras fuentes del sector audiovisual indican que el gran problema no es Netflix, sino la propia situación de duopolio que viven las televisiones en España.

El duopolio concentra el 85% de los ingresos publicitarios de toda la televisión y el 95% del abierto, aunque su audiencia supera levemente el 50% de share. Por su parte, los pequeños operadores ya tienen cerca del 10% de la audiencia, pero solo el 4% de los ingresos publicitarios del sector.

Estas mismas televisiones indican a este periódico que, con sus críticas a Netflix, el duopolio no defiende al sector ni busca que los prestadores de servicios audiovisuales tengan unas reglas igualitarias en que se compita libremente por la audiencia. Por el contrario, creen que buscan consolidar su dominio del mercado de contenidos audiovisuales y, en el caso de las nuevas plataformas, quieren que el Estado les garantice que su situación no cambie para seguir acaparando el mercado.

Divisiones en Uteca

Estas televisiones van más allá y creen que el interés de Mediaset y Atresmedia en focalizar sus críticas contra Netflix tiene que ver también con una manera de desviar la atención del mercado audiovisual respecto del expediente que Competencia les abrió a comienzos de año por colusión. La CNMC acusa a Atresmedia y Mediaset de acordar condiciones de contratación con anunciantes y agencias de medios obstaculizando la competencia a terceros.

Las pequeñas confían en que esta investigación pueda poner orden en un mercado dominado por dos grandes grupos de comunicación. De hecho, indican que, si se realizara una correlación entre audiencias y cuota publicitaria, los dos grandes facturarían al año no más de 900 millones, la mitad de lo que actualmente ingresan, una situación que además les perjudicaría en su cotización bursátil.

Precisamente, durante el último año la patronal Uteca ha estado enfrascada en luchas intestinas con sus asociados más noveles (DKiss, Trece, Real Madrid TV, Veo TV y Net TV), que exigen a Mediaset y Atresmedia -que históricamente han decidido los destinos de la asociación- un reparto publicitario más equitativo, lo que también ha frenado sus intenciones de unificar criterios para pararle los pies a los gigantes tecnológicos.