El sector turístico lleva 15 meses en caída libre. Del 15 de marzo de 2020 (inicio del primer estado de alarma) al mes de junio de 2021 se han perdido 150.344 millones de euros de actividad turística y un total de 841.436 empleos turísticos se han visto afectados por ERTE o están en peligro de desaparecer durante la pandemia. 

Noticias relacionadas

Lo peor es que las previsiones no son muy halagüeñas a pesar de los brotes verdes que se preveían al inicio de la campaña de verano. “Pensábamos que se iba a proceder a una progresiva recuperación en verano que era necesario para salvar parte de los 15 meses anteriores. La realidad se ha visto truncada por los rebrotes y la trascendencia internacional”, ha señalado José Luis Zoreda, vicepresidente de la alianza turística Exceltur, durante la presentación de los datos turísticos. 

En este sentido, el sector turístico no esperaba que ni Francia ni Alemania hayan recomendado en los últimos días no viajar a España. Y mucho menos tras la noticia de Reino Unido de colocar en el semáfosro verde a Baleares. Además, el turismo nacional ayudará a la recuperación, pero no compensará la caída del turismo internacional. 

Así, a pesar de constatarse una clara demanda embalsada y latente tanto interna como externa con crecientes deseos por viajar, al haberse mantenido las restricciones a la movilidad interna en España hasta el 9 de mayo, junto a limitaciones similares en otros países, ha provocado que el segundo trimestre de 2021 cierre con un nuevo desplome del PIB turístico del 69% frente al trimestre de 2019.

El inicio de la temporada veraniega mejora algo el empleo turístico, pero aún sitúa en junio a 527.000 trabajadores del sector afectados por la pandemia (245.000 en ERTE y 280.000 personas afiliadas menos).

Ello supone un 24,9% menos que en 2019, muy lejos de la ligera creación de empleo (0,6%) que ya refleja en este mismo periodo, el resto de los sectores de la economía española. 

Previsiones

A pesar de la situación, desde Exceltur estiman que este trimestre de verano cierre con una caída del PIB turístico del 34,9% respecto al verano de 2019. Si bien mucho mejor que el del verano de 2020 (-58,4% vs. 2019), es ligeramente peor en un punto, que la previsión anterior de abril (-33,9%). 

Ello supondría generar una actividad total directa e indirecta (PIB turístico y no solo ingresos) en este trimestre de 37.978 millones de euros, que supera notablemente los 24.301 millones de euros de 2020, aunque aún bastante menos de los 58.372 millones de euros generados en este mismo trimestre de 2019. 

Además, esperan que todas estas incertidumbres “estén despejadas en otoño”. Algo que les lleva a pensar que el cuarto trimestre se comportará mejor llegando a poder cerrar el año en 81.900 millones euros de actividad frente a los 53.000 millones de 2020 y los 154.487 millones de euros del año 2019.

Los destinos vacacionales de la España Verde como Cantabria, Asturias y Galicia impulsadas por el Camino de Santiago y destinos de interior (Extremadura, Castilla-La Mancha, La Rioja y Aragón) serán de nuevo los protagonistas de la reactivación turística en el verano de 2021 por el fuerte impulso de la demanda nacional. 

Por el contrario, la reactivación será menor en destinos insulares (Baleares -45,2%, Canarias -44%) o en ciudades como Madrid y Barcelona.

Con este escenario, desde Exceltur piden acelerar al máximo la vacunación, priorizando los grupos de mayor riesgo que ahora son los jóvenes y articular una gran política nacional de Estado ante el COVID, comunicando mejor y evitando contradicciones entre las diversas medidas que para reducir al máximo los rebrotes. Por lo que piden que no se lancen mensajes "alarmistas".

Asimismo, Zoreda ha reclamado un PERTE para el turismo y extender los ERTE hasta finales de 2021.