IAG, el holding que agrupa a British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus, ve oportunidades en una nueva concentración del sector aéreo tras la crisis que está viviendo fruto de la Covid. "Podremos participar en oportunidades de crecimiento que vengan con la consolidación de la industria", ha asegurado Luis Gallego, CEO de IAG, durante la junta de accionistas del grupo celebrada hoy. 

Noticias relacionadas

Consolidación que ellos mismos están protagonizando en plena Covid con la compra de Air Europa por 500 millones (precio rebajado desde los 1.000 millones por la crisis de la Covid).

Además, hace poco se anunció que con el fin de obtener el visto bueno de Bruselas en el segundo semestre de este año, Iberia ha apostado por la vía más rápida ofreciendo un nuevo acuerdo de cesión de rutas con World2Fly para una vez cerrada la compra mantener la independencia de las dos aerolíneas, al menos en el corto plazo. 

“Lo que vemos es que sería importante mantener una cierta independencia entre las distintas marcas”, señaló entonces el presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, durante una presentación en Fitur, donde insistió en el carácter “estratégico” de la operación.

Durante la junta, Gallego ha hecho repaso de la situación vivida por el grupo durante la crisis, de la importancia del negocio de carga y ha criticado el sistema de semáforos de Reino Unido. 

Pérdidas y reelección

En la junta, se ha aprobado la reelección de Luis Gallego como consejero ejecutivo. Luis Gallego asumió el cargo de consejero delegado de IAG en septiembre de 2020 en sustitución de Willie Walsh, que se retiró después de nueve años como máximo ejecutivo de IAG.

Con anterioridad, Luis Gallego fue presidente y consejero delegado de Iberia desde 2013. Entre los años 2006 y 2009, también fue uno de los fundadores de Clickair, una aerolínea de bajo coste que, hasta su fusión con Vueling, fue la compañía de más rápido crecimiento en Europa. Gallego, que comenzó su carrera profesional en BDE (Indra), ocupó posteriormente diversos cargos en Air Nostrum entre 1997 y 2006.

Asimismo, también se dio luz verde a las cuentas de 2020 en las que la compañía cerró el ejercicio 2020 con unas pérdidas después de impuestos y partidas excepcionales de 6.923 millones de euros frente a un beneficio de 1.715 millones de euros en 2019. 

No obstante, el grupo registró unas pérdidas después de impuestos y partidas excepcionales de 1.067 millones de euros durante el primer trimestre de este año, lo que supone un descenso del 36,6% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.