La ministra de Turismo, Reyes Maroto, animó hace unos días a los españoles a reservar sus vacaciones de verano en un momento en el que todavía existen muchas incertidumbres sobre las restricciones de movilidad o las pruebas que se deberán aportar a la espera del pasaporte sanitario. Las mismas dudas que envuelven al sector aéreo que ya se prepara para esta temporada con menos vuelos, pero a precios muy competitivos para recuperar la demanda perdida. 

Noticias relacionadas

“El sector está estimulando la demanda con precios competitivos que de cara a futuro seguirán con el objetivo de recuperar la demanda”, señala el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara.

La idea de la industria aérea sigue siendo mantener la política de democratizar los vuelos; algo que se ha conseguido a través de las compañías de bajo coste. El precio es uno de los alicientes que se encontrarán los viajeros para viajar, pero ¿cuál es la oferta?

Turistas alemanes llegan al aeropuerto de Palma de Mallorca.

Pues ante la temporada de verano -que para las aerolíneas va de marzo a octubre- las compañías prevén operar 787.262 vuelos, es decir, un 58% de los vuelos realizados en el mismo período de 2019. Si lo comparamos con 2020, supone un incremento del 114%.  

Previsiones que hay que tomar con cautela porque dependerá de muchos factores: ritmo de vacunación, implantación del Green Pass (o pasaporte sanitario), necesidad de PCR para personas vacunadas y decisiones del Gobierno de España, pero también de otros países como Reino Unido que implantarán su semáforo de colores. 

Y esa incertidumbre es la que puede reducir esos vuelos, como pasó en la temporada de invierno. Las perspectivas para la temporada que comenzaba en octubre de 2020 marcaban que se realizaría un 75% de los vuelos con respecto a un año antes, pero la llegada de la tercera ola solo permitió que se operara el 35%.

Ocupación aérea en España. Fuente: ALA.

Otro de los problemas para las aerolíneas son las bajas ocupaciones. Este año, está en un 57% (85% en 2019), algo que hará que muchos aviones vayan a la mitad de su capacidad. Este aspecto, desde luego, se traducirá en una guerra de precios entre aerolíneas para arañar viajeros este verano

Reembolsos y cancelaciones

Además, este año también se pretende evitar los problemas con los reembolsos de los billetes cancelados y las trabas que pusieron algunas aerolíneas como Ryanair. “Ahora se puede cambiar y modificar vuelos. Se han flexibilizado mucho las políticas para que la gente no tenga miedo a la hora de reservar”, asegura Gándara.  

Conscientes de que las restricciones a raíz de la Covid-19 varían constantemente, aerolíneas como Ryanair y Vueling ya han avanzado tarifas flexibles. Por ejemplo, la low cost irlandesa permite dos cambios de fecha de vuelo gratuitos hasta finales de octubre de 2021. 

Por su parte, Vueling lanzó recientemente el producto Flex Pack, que ofrece la posibilidad de complementar la tarifa más económica y dotarla de flexibilidad para modificar el destino, fecha y nombre de pasajero con un precio de lanzamiento de 2 euros por persona y trayecto. En las tarifas Optima y TimeFlex, este producto de flexibilidad estará incluido.

Nuevos destinos

A pesar de la incertidumbre de la situación, las principales compañías aéreas que operan en España han lanzado su programación de vuelos. El Grupo Iberia adelantó en el foro 'Wake Up, Spain!' que volará a 112 destinos desde Madrid: 24 de largo radio y otros 88 de corto y medio radio operados por Iberia, Iberia Express y Air Nostrum. 

Entre los destinos, destaca Maldivas, donde operará dos frecuencias semanales en los meses de julio y agosto. En Latinoamérica, añade también Cali, Guayaquil y San Juan de Puerto Rico y ha programado a 18 ciudades latinoamericanas.

Estados Unidos es otro de los mercados cuya apertura genera gran interés en Iberia, tanto por la llegada de visitantes a España como por el tráfico que se origina desde nuestro país y más después de que la Comisión Europea asegurarse que los turistas de EEUU vacunados podrían viajar a Europa este verano. Así que en julio Iberia recupera varias rutas en EEUU, como Boston, Chicago y Los Ángeles, que se suman a Miami y Nueva York

En Europa, Iberia rescata muchas de sus rutas estivales como Bergen, Budapest, Corfú, Catania, Dubrovnik, Olbia, Oslo, Split y Zagreb y en España, las Islas Canarias y Baleares serán la gran apuesta de Iberia Express. De hecho, estos dos destinos serán previsiblemente la estrella de los viajes a nivel nacional, ya que se espera que el turismo doméstico en España sea mayor que el internacional.

Vueling

Vueling también se enfocará en las rutas domésticas. La aerolínea del grupo IAG ha puesto a la venta 317 rutas, de las cuales 111 se ofrecen en el mercado nacional. En total, una media de 1.800 vuelos semanales para conexiones nacionales desde la base principal de Barcelona, así como en Sevilla, Málaga, Alicante, Bilbao, Valencia, Palma de Mallorca, Asturias, Santiago, Granada, A Coruña, Santander, Gran Canaria, Ibiza, y Tenerife, entre otros.

Por su parte, Ryanair operará más de 580 rutas hacia y desde España este verano, con una mayor capacidad durante los meses clave de verano. La programación incluye más de 2.500 vuelos semanales y 582 rutas en total, además de incluir 48 nuevas conexiones a y desde ciudades como Nápoles, Fuerteventura, Viena y Menorca. 

Una lluvia de vuelos que puede ayudar a recuperar parte de lo perdido: desde que se desató la crisis sanitaria se han perdido más de 8.500 rutas punto a punto en toda Europa.