La 41 edición de Fitur sigue adelante. Se celebra del 19 al 23 de mayo de 2021 en Ifema tras retrasarse la fecha en enero por la Covid. No hablamos de una feria cualquiera, sino del principal escaparate turístico mundial. Por ello, empresas como Paradores ya han confirmado su presencia con un stand a través del cual tratarán de posicionarse como destino sostenible. Conscientes, como es lógico, de que el turismo internacional flojea en España. 

Noticias relacionadas

“El principal objetivo de comunicación en Fitur 2021 es posicionar Paradores como líder y mejor opción de turismo sostenible y de naturaleza”, según se desprende de los objetivos incluidos en los pliegos técnicos del contrato para el suministro y montaje del stand de la compañía pública. 

La idea de Paradores es mantener y reforzar su posicionamiento diferenciado en el mercado, “apoyándose no sólo en los momentos singulares que viven sus clientes, sino también en los valores de la marca asociados a su estrategia de responsabilidad social corporativa y compromiso con el medioambiente”, añaden. 

Parador de Cangas de Onís

Por ello, quiere poner en valor experiencias exclusivas que se basan sobre una oferta alojativa singular (castillos, conventos o palacios) y una gastronomía de calidad. 

Todo ello en un stand distinto al de otros años por la situación sanitaria. En esta edición y con motivo de cumplimiento de normativa Covid-19, es indispensable que exista cartelería sobre control de aforo y distancias de seguridad, así como controles de accesos para impedir el exceso de aforo en los metros útiles del espacio del stand. Además, todos los materiales son reutilizables y serán reciclados después del desmontaje, minimizando el gasto de materiales. 

Cambio de estrategia

El posicionamiento de Paradores no es casual. Tiene sentido el cambio de estrategia si tenemos en cuenta que la empresa se nutría mayoritariamente de turistas internacionales y de gran poder adquisitivo. Y, por desgracia, apenas hay turismo extranjero en España. Además, las previsiones del sector no son demasiado halagüeñas de cara al verano.

Desde que comenzó la pandemia, Paradores se ha visto muy afectado por la crisis turística. Primero con el cierre de sus establecimientos y después, una vez reabiertos, por las bajas ocupaciones. De ahí que la compañía haya puesto en marcha todo tipo de estrategias comerciales para ganar clientes.

Entre ellas, destaca la contratación de un servicio de diseño y desarrollo de su sitio web y su aplicación y del servicio de oficina técnica de asistencia a Paradores para el desarrollo de dicho proyecto. También licitó el servicio de fabricación y distribución de las cajas y tarjetas regalo 2021.

Situación económica

Estas estrategias tienen por objeto paliar los efectos de la crisis turística en la compañía, cuyas previsiones son muy negativas desde el inicio de la pandemia. Según se desprende de la auditoría de sus cuentas del ejercicio 2019 (publicadas el mes de agosto), la compañía planea cerrar 2020 con un Ebitda (canon incluido y previsto de 3,4 millones de euros) de 24,7 millones de euros, suponiendo una disminución de 5,6 millones de euros (-18,5%). De momento, los resultados de 2020 no se han hecho públicos todavía. 

También prevé un beneficio de 3,4 millones de euros. Es decir, prácticamente un tercio del alcanzado el año anterior (que fue de 10,6 millones) y, por lo tanto, un descenso de 7,2 millones de euros (-68%). 

Quizás, estas previsiones están detrás de la ampliación de capital de Paradores. A finales de año el Gobierno inyectó a Paradores casi 30 millones de euros, según recogió el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) en el mes de diciembre.