Los procesos judiciales abiertos contra Plus Ultra no terminan de cerrarse. Las demandas contra la aerolínea, que ha recibido un polémico rescate de 53 millones de euros por parte del Gobierno, siguen encalladas en los juzgados españoles y, en uno de los casos, sin fecha para juicio a la vista. 

Noticias relacionadas

Para hablar de la primera de las demandas hay que echar la vista atrás. Concretamente hasta julio de 2016, fecha en la que Plus Ultra dio por finalizado el acuerdo de vuelos chárter suscrito con la agencia de viajes Aquatravel unos meses antes y por el que operaba hasta cinco rutas. ¿La razón? “La imposibilidad de cumplir con la programación contratada y los problemas en los cobros de los vuelos realizados”, según explicó la aerolínea. 

Una situación que derivó en problemas de impago para la agencia de viajes valenciana que solo unos meses después se declaró en concurso de acreedores. El incumplimiento de contrato llegó a los juzgados con reclamaciones de las dos partes.

La controversia real de fondo entre las partes está relacionada con la reclamación de devolución del depósito efectuado en su día a favor de Plus Ultra por importe de 908.136 euros, derivado de la firma del aludido contrato y que la contraparte le reclama, al haberse resuelto el contrato por parte de la compañía aérea.

En medio del proceso judicial, Aquatravel se declaró en concurso de acreedores y un juez ordenó la liquidación de la empresa. Por lo que el administrador concursal se convirtió en el único representante de la empresa y continuó con la demanda. 

Ambas partes intentaron llegar a un acuerdo que debía ser formalizado con la administración concursal y ser autorizado de forma previa por el juez del concurso de Aquatravel. Pero finalmente fue rechazado por auto el 9 de septiembre de 2019. 

En el mismo procedimiento judicial, Aquatravel pidió medidas cautelares por las que se solicitaba el adelanto del pago del importe de más de 900.000 euros; aunque en enero de 2020 un juez desestimó también esta petición.

El juicio oral se celebró en febrero de 2020 en cuatro sesiones desarrolladas los días 18, 19, 20 y 25 de ese mes, encontrándose pendiente de práctica de diligencias finales propuestas. A fecha de hoy, se desconoce la resolución final.

Juicio suspendido

Pero este no es el único litigio abierto para la aerolínea. En 2018, Boliviana de Aviación (BoA) interpuso una demanda a Plus Ultra por responsabilidad contractual por importe de 1,13 millones de euros. La compañía boliviana acusó a Plus Ultra de no cumplir con su acuerdo de contrato de ACMI (wet tease) en las rutas de Madrid a Santa Cruz de la Sierra.

El procedimiento de reclamación de cantidad se sustancia ante el Juzgado de Primera Instancia número 83 de Madrid. Este fijó la celebración para la vista el 13 de julio de 2020. No obstante, dicha vista fue suspendida sin nuevo señalamiento. 

A pesar de la gravedad del asunto, Plus Ultra se siente confiada. “Analizados los antecedentes, los argumentos de reclamación y defensa y, especialmente, los acuerdos contractuales suscritos entre las partes, consideremos muy improbable la prosperabilidad de la reclamación”, se detalla en la memoria de sus cuentas cerradas el 31 de enero de 2020 y recientemente depositadas en el Registro Mercantil. 

Reclamaciones aéreas

Además de los procesos judiciales abiertos, la compañía aérea también tendrá que hacer frente a las reclamaciones de sus usuarios. Plus Ultra adeuda una elevada cantidad económica a aquellos clientes que han sufrido una incidencia reclamable -grandes retrasos, cancelaciones, pérdida de equipaje u overbooking- en cualquiera de sus vuelos. 

Es decir, solo con las reclamaciones iniciadas por reclamador.es frente a esta aerolínea de las que aún se espera respuesta -bien en vía extrajudicial, bien con demandas ya presentadas en los juzgados españoles frente a Plus Ultra-, la aerolínea adeuda a día de más de 155.000 euros a los clientes de reclamador.es.