Con unas expectativas turísticas bajas para Semana Santa, Meliá Hotels arranca su plan de reaperturas en nuestro país con el objetivo de tener abiertos 106 hoteles (más del 85% del porfolio) a principios de verano. Aunque todo ello dependerá de “la evolución de la situación y de la demanda”, según avanzan fuentes de la compañía a Invertia. 

Noticias relacionadas

En España, actualmente Meliá cuenta con 34 hoteles abiertos y 90 cerrados. Este mes, previo a Semana Santa, espera poder abrir un total de 12 hoteles de los cuales dos están en la Comunidad Valencia, uno en Lleida, cuatro en Madrid, cuatro en Andalucía y uno en Tenerife. 

A estos se le sumarían otro hotel en Marbella que abriría el primero de abril, coincidiendo con los días festivos de Semana Santa. Así, podrían contar con 47 hoteles abiertos, con establecimientos activos en prácticamente todas las comunidades autónomas en las que están presentes.

Vistas desde un hotel de Meliá.

A partir de Semana Santa y hasta junio, la cadena cree poder avanzar con las aperturas sumando 44 hoteles más. Solo entre mediados de abril hasta finales de mayo abrirán 29 hoteles, en su mayoría vacacionales en destinos de las islas Canarias, Baleares y Andalucía.

Después, durante junio, “esperamos poder continuar abriendo otros 30 hoteles también en destinos de costa peninsular, así como en las islas, continuando con una mayoría de aperturas de hoteles vacacional y con alguna apertura más de hoteles urbanos en ciudades como Sevilla, Madrid y Barcelona”, avanzan.  De esta manera, llegarían a los 106 hoteles (más del 85% del porfolio) abiertos a principios de verano en España. Y tan solo quedarían 18 establecimientos por reabrir sus puertas al público en nuestro país. 

Demanda cambiante

No obstante, desde la cadena dirigida por Gabriel Escarrer alertan de que “todo dependerá de la demanda, bajo la máxima de abrir todos los hoteles que podamos, sin perjudicar la liquidez de la empresa”. 

Además, bajo este mismo criterio, Meliá avanza que están planificando la apertura de algunos hoteles en fines de semana para escapadas o puntualmente para albergar a algún grupo.

Así que en líneas generales muestran las expectativas de ir paulatinamente abriendo hoteles y ya no volver a cerrarlos hasta final de temporada de verano.

Fuentes de la compañía reconocen estar “muy pendientes de las reservas de último minuto, pero pensamos que lo peor ha pasado, y confiamos en que la evolución combinada del proceso de vacunación, la mejor evolución de la pandemia, y la coordinación entre países para viajar seguros permita ir mejorando las reservas, y la actividad de los hoteles y destinos”.

Recuperación del vacacional

Por otro lado, creen que hay algunas tendencias que se consolidan en sector como las reservas de última hora y las reservas para verano al percibirse el periodo como el más seguro o la recuperación con más fuerza de los hoteles vacacionales.

En general, se prevé que la recuperación del segmento vacacional –en el que la compañía concentra el 60% de sus habitaciones (la mayoría en régimen de propiedad y gestión)– será más rápida debido a que la crisis, aunque profunda, tiene un carácter coyuntural, permaneciendo casi intacta la demanda embalsada.

De esto último ya alertó hace unas semanas la cadena cuando presentó sus resultados de cierre de 2020 en los que la compañía registró unas pérdidas netas totales de 595,9 millones de euros (fuertemente impactado por los deterioros de valor) frente a los 112,9 millones de beneficios de 2019.

A pesar de ello, Meliá también continuará con su plan de apertura de nuevos hoteles. Para todo el 2021, tiene prevista la apertura de 15 nuevos hoteles, un 40% de los cuales se concentra en las zonas de China y el Sudeste Asiático, acreditando que la apuesta del Grupo por el crecimiento en esta importante región del mundo continúa con más fuerza que nunca.