Room Mate, la cadena hotelera presidida por el empresario Kike Sarasola, se suma al constante goteo de peticiones de ayuda que llegan desde el sector turístico. La empresa ha solicitado ya formalmente en torno a 50 millones de euros al Fondo de Apoyo a la Solvencia para Empresas Estratégicas que gestiona la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Noticias relacionadas

La cadena hotelera cuyos principales propietarios son Kike Sarasola, con un 63,4% de las acciones, y Sandra Ortega, la hija del fundador de Inditex, con un 30,7%, se une así a otras empresas turísticas, según han confirmado a Europa Press fuentes conocedoras de la petición. Anteriormente habían hecho lo propio Air Europa, Naviera Armas, Globalia-Avoris (Barceló), Plus Ultra y Hotelatelier, entre otros.

Este mismo martes, la aerolínea Plus Ultra, que ofrece vuelos entre España y América Latina, obtuvo la aprobación del Consejo de Ministros para recibir una inyección de 53 millones de euros de la SEPI. Un capital que se concreta en un préstamo participativo de 34 millones de euros y otro ordinario de 19 millones de euros.

Con la aprobación de su rescate, se convirtió en la segunda empresa de líneas aéreas en recibir el apoyo de la SEPI para continuar su actividad. Anteriormente, Air Europa fue la primera, si bien sus detalles están aún pendientes de resolverse por la operación de compra formulada por Iberia.

El Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, dotado inicialmente con 10.000 millones de euros tiene como objetivo dotar de apoyo financiero público temporal para reforzar la solvencia empresarial de compañías que atraviesen severas dificultades de carácter temporal a consecuencia de la pandemia de la Covid-19 y que sean consideradas estratégicas para el tejido productivo nacional o regional.

Verano a medio gas

La solicitud de ayuda por parte de Room Mate se realiza con miras a un verano que se presenta complicado teniendo en cuenta las restricciones de movilidad que se pueden producir, que irán asociadas a la evolución de pandemia y que pueden provocar otro verano con los hoteles lejos del lleno. Además, la posible salida de algunos de sus accionistas prioritarios habría complicado la situación de la empresa.

El pasado mes de octubre la compañía firmó un nuevo ERTE con vigencia hasta el próximo 31 de marzo que afectaría a 411 trabajadores, un tercio de los 1.200 empleados con los que cuenta la empresa. Fuentes sindicales apuntaron entonces que la duración de este expediente por causas productivas vendrá determinada "según evolucione el sector y según evaluación de la comisión de seguimiento establecida en este acuerdo".

Plan de crecimiento

La afectación y desafectación del personal incluido en el ERTE se ha realizado siguiendo un criterio mixto que combina el criterio de antigüedad junto al de la valoración del sistema de evaluación de desempeño existente en la compañía y conocido por los empleados.

A pesar de esta situación, la cadena hotelera ha mantenido su plan de expansión. El pasado enero abrió su primer hotel en Ibiza y tiene previstas la próxima apertura de Room Mate Olivia en Mallorca y la ampliación de Room Mate Leo en Granada.

La compañía con visión global e internacional fue fundada en España en 2005 por el empresario Kike Sarasola. Actualmente la cadena de hoteles boutique cuenta con 28 establecimientos. De estos, 14 se ubican en España y el resto están repartidos por EEUU, Francia, Holanda, Italia Turquía y México, además de siete edificios de apartamentos, en su formato Be Mate, en Madrid, Barcelona, Milán y México.