Con mucho secretismo, hermetismo y con menos urgencia de la anunciada públicamente. Así es como se están llevando a cabo las negociaciones de Globalia para conseguir el ansiado rescate de 400 millones de euros del Fondo de Solvencia de Empresas Estratégicas. Un plan que sigue encallado, según fuentes consultadas, mientras que los sindicatos esperan con cierto temor a conocer los detalles del mismo, ya que se podrían traducir en recortes laborales. 

Noticias relacionadas

Así, los pilotos, tripulantes de cabina y el resto de personal de Air Europa están a la expectativa de conocer los detalles del plan de viabilidad para el que, de momento, la división aérea de Globalia ha decidido dejar al margen a los sindicatos, tal y como confirman a Invertia fuentes del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla). 

Fuentes cercanas a la empresa señalan que “se producirán recortes laborales que afectarán a la plantilla”, algo que los sindicatos no descartan. De ahí que desde Sepla soliciten conocer los detalles, ya que “tienen obligación legal de hacerlo en caso de que afecte a los puestos de trabajo o condiciones de los trabajadores”, señalan.

Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, junto al CEO del grupo, Javier Hidalgo.

“Hemos solicitado el plan de viabilidad y de momento nos dicen que no lo van a proporcionar porque no nos incumbe”, afirman desde el colectivo de pilotos. Lo mismo ocurre con USO, la representación sindical de los tripulantes de cabina. 

La plantilla de Air Europa supera los 3.000 empleados y se encuentra inmersa en un ERTE. De ellos, casi 600 son pilotos y la situación actual de los mismos es “dramática”, señalan, ya que la compañía aérea no ha distribuido el expediente entre estos profesionales de forma uniforme.

De ahí que los pilotos de los A330 -aviones que no operan vuelos- no estén prácticamente volando.

Sepla está intentando que Air Europa busque la fórmula para solucionar este problema. Así que la incertidumbre que genera el plan añade más presión a un panorama ya de por sí convulso con la crisis.  

Plan atascado

Mientras, el rescate se sigue negociando. Cabe recordar que el grupo turístico Globalia pidió a principios de septiembre 400 millones de euros al fondo de rescate de empresas estratégicas para recapitalizarse tras la caída de la actividad por la pandemia. Un rescate que parecía inminente, pero que se prolonga en el tiempo

Y eso es precisamente lo que no tiene Air Europa, tiempo. Las deudas no esperan y los números rojos del grupo podrían superar los 500 millones este año. "La situación es crítica", señalan a Invertia fuentes cercanas al grupo. 

De hecho, hace una semana, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) contrató a la consultora PwC para evaluar el plan presentado por Air Europa para acceder al Fondo de Solvencia de Empresas Estratégicas.

Un plan cuestionado por ser demasiado optimista en las previsiones que tiene la aerolínea. Ahora mismo, Globalia no ofrece detalles. De momento, solo se sabe que ya ha rechazado que el Gobierno entre en su accionariado o su consejo de administración. 

En dicho plan de viabilidad, Air Europa debe garantizar que podrá devolver el dinero prestado aportando previsiones fiables de tráfico aéreo, de recuperación de la actividad (como la nueva ofensiva lanzada en Latinoamérica) y planes de futuro, entre otras.

Algo que, según los expertos, se antoja complicado teniendo en cuenta la incertidumbre que rodea al sector aéreo. De hecho, IATA no prevé la recuperación de la demanda hasta 2024.  

Operación de compra

Este rescate también urge a la compañía de Juan José Hidalgo puesto que en juego está la compra de la aerolínea por parte de Iberia, que ha reiterado en varias ocasiones que sigue en pie, aunque con revisión de precio. Inicialmente la operación se cerró en 1.000 millones de euros, pero dado el impacto de la Covid, IAG negocia con Globalia un nuevo precio de venta. 

Una vez que se produzca la operación, hay algunos flecos que no están resueltos del todo. Durante la junta de accionistas, el presidente de IAG, Antonio Vázquez, no dejó claro qué ocurrirá con la división aérea de Globalia en cuanto a la marca y la flota.

“Primero tenemos que ponernos de acuerdo, pasar por el filtro regulatorio y después y, en función de las perspectivas de mercado, tendremos que hacer el análisis de qué le conviene a la compañía en marca o flota”, indicó.

Está previsto que la operación se cierre durante el segundo semestre de este año. No obstante, IAG dejó la puerta abierta a formalizarla a principios de 2021.