El Gobierno británico abre la puerta a un reajuste de las medidas decretadas para España que dejaron al sector turístico y a las aerolíneas ante un complejo panorama marcado por la incertidumbre. Esta mañana, el ministro de Sanidad, Matt Hancock, ha confirmado en una entrevista para la BBC que trabajan en la posibilidad de reducir este veto a España, aunque asegura que no se llevará a cabo "en los próximos días"

Noticias relacionadas

Hancock ha afirmado que el Gobierno británico está trabajando en nuevas maneras de detectar la presencia del virus, por lo que se acortar el periodo de cuarentena para los turistas que llegasen a Reino Unido. 

Actualmente el periodo de confinamiento al que se ven sometidos los viajeros procedentes de España es de 14 días. Sin embargo, la reducción no se hará efectiva hasta que el trabajo no concluya y "sea absolutamente seguro", ha señalado el ministro de Sanidad. El veto también incluye la recomendación de no viajar a España por el aumento de contagios. 

Incertidumbre en las empresas

El replanteamiento de las medidas era algo que ya había pedido la Cámara de Comercio Británica en un comunicado hace unos días: "La mejora continua del programa de prueba y rastreo, junto con los controles coordinados en los aeropuertos de salida y llegada, podría aliviar la necesidad de muchas de estas restricciones".

En cualquier caso, la institución destacaba que "los cambios bruscos en las medidas de cuarentena suponen otro golpe más para las frágiles industrias de viajes y turismo, tanto aquí en el Reino Unido como en el extranjero". Por ello, piden que cualquier cambio en las medidas relativas a la cuarentena sean comunicadas de forma clara por el Gobierno "con la mayor antelación posible". 

Un alivio en el veto supondría una muy buena noticia tanto para el sector turístico como para las aerolíneas. Javier Gándara, presidente de ALA y de EasyJet, lamenta que la decisión tomada, pues considera que "hubiese sido más conveniente haber establecido restricciones a nivel regional y no nacional".

Según las cifras aportadas por la Cámara de Comercio Británica, el pasado año visitaron nuestro país 18 millones de británicos. Por su parte, la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), estima que uno de cada cuatro turistas internacionales proceden de Reino Unido. 

En este proceso, Luis Pardo, presidente de la Cámara de Comercio Británica en España, subraya "la importancia de las relaciones bilaterales hispano-británicas también en materia de turismo y de las medidas adoptadas para garantizar un tránsito seguro de visitantes entre los dos países".