Los planes para la reactivación del turismo en España están en marcha. El presidente del Gobierno ha anunciado este sábado que las fronteras internacionales se reabrirán en julio y que desde mediados de junio ya será viable el turismo nacional. Por eso, el Boletín Oficial del Estado (BOE) regula el uso de las primeras instalaciones de acceso público que podrán volver a acoger visitantes.

La nueva norma publicada este sábado explica cómo funcionarán en adelante playas, parques naturales y teleféricos. En este sentido, será de aplicación a partir de este lunes en los territorios que ya entren en fase 2. Y de ahí en adelante.

El Gobierno permite el uso de duchas y lavapiés al aire libre, aseos, vestuarios y otros servicios públicos similares, aunque con una ocupación máxima de una persona, salvo en los supuestos de personas que puedan precisar asistencia, en cuyo caso podrán contar con su acompañante.

Dos metros y con cronómetro

Los bañistas deberán hacer un uso responsable de la playa y sus instalaciones. En este sentido, la ubicación de los objetos personales, toallas, tumbonas y elementos similares se llevará a cabo de modo que se garantice un perímetro de seguridad de dos metros con respecto a otros usuarios, salvo en el caso de bañistas convivientes. Las tumbonas de uso rotatorio deberán ser limpiadas y desinfectadas cuando cambie de usuario.

Los ayuntamientos podrán establecer limitaciones tanto de acceso, que en todo caso será gratuito, como de aforo, en las playas con el objetivo de asegurar que se respeta la distancia interpersonal de, al menos, dos metros entre bañistas. También podrán fijar límites en los tiempos de permanencia, así como en el acceso a los aparcamientos en aras a facilitar el control del aforo de las playas.

A efectos de calcular el aforo máximo permitido por cada playa, se considerará que la superficie de playa a ocupar por cada bañista será de aproximadamente cuatro metros cuadrados. Para este cálculo se descontará de la superficie útil de la playa, como mínimo, una franja de seis metros a contar desde la orilla en pleamar.

Los consistorios también deberán asegurarán que se realiza una limpieza y desinfección de las instalaciones y bienes de las playas, usando para ello sustancias que no resulten perjudiciales para el medioambiente.

Desinfección con cada cliente

Respecto a las actividades de hostelería y restauración que se realicen en las playas, incluidas las descubiertas, con concesión o autorización de ocupación o aprovechamiento del dominio público marítimo-terrestre, se regirán por lo establecido para el conjunto del sector.

Los responsables de negocios de motos acuáticas, hidropedales y otros elementos deportivos o de recreo deberán cumplir con los dispuesto en las órdenes específicas para comercio minorista y, de modo particular, en todo lo que se refiere a higiene y desinfección. Todos los vehículos deberán ser limpiados y desinfectados antes de cada uso.

La mitad de pasajeros en teleféricos

El Ejecutivo también permitirá la reapertura de los parques naturales a partir del próximo lunes 25 de mayo, siempre que no se supere el 20% de su aforo máximo permitido.

Por último, podrán abrir los teleféricos, aunque, en cada cabina, no se podrá superar el 50% de su ocupación máxima permitida y se tendrá que llevar a cabo una limpieza y desinfección de la instalación con carácter previo a su reapertura.

Imprimir