Ni en sus mejores sueños Madrid hubiera imaginado poder hacer frente a destinos como Benidorm a la hora de atraer turistas. Pero no solo lo ha hecho, sino que se ha convertido en el tercer destino turístico para los extranjeros en el mes de enero, por encima de Valencia y Baleares. Y lo ha logrado para sorpresa de muchos. Pero, ¿qué hay detrás de este éxito?

Noticias relacionadas

Es evidente que hay un cambio de tendencia orquestado por un Gobierno que busca visitantes de calidad, es decir, que se dejen más dinero que los low cost de la costa. Y Madrid es un claro ejemplo de ello. Los expertos coinciden en varios elementos positivos: la seguridad con la celebración de grandes eventos como la COP25, la oferta cultural, gastronómica y de musicales y el esfuerzo de la colaboración público-privada. 

Todo ello ha propiciado que durante el mes de enero, la región de Madrid haya registrado 611.422 turistas, un 4,6% más, según la Encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur), difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de la tercera mejor cifra a nivel nacional, solo superada por Canarias (1,1 millones de turistas) y Cataluña (869.168 visitantes). Y por encima de destinos como Andalucía, Valencia o Baleares a los que acude un turismo de masa que gasta menos.  

Porcentaje de llegada de turistas internacionales por CCAA de destino principal. Fuente: INE.

Estos datos podrían sorprender; pero sin embargo, si vemos el cierre de 2019 la tendencia refuerza a la región como la nueva bestia turística. La Comunidad de Madrid fue la que más creció el pasado año con 7,6 millones (+7%). Ni la quiebra de Thomas Cook ni la recuperación de destinos afectó a la región. 

Aunque los datos son a nivel de región, la capital es la más visitada y ahora está en un momento de explosión turística. Ejemplo de ello es que en pleno agosto ya no se vacían sus calles. Además, el Ayuntamiento de Madrid pretende construir la noria más grande de Europa. Polémicas aparte, si se lleva a cabo se convertiría en un foco turístico.

Desde el consistorio, pretenden "atraer turismo de congresos, gastronómico y estamos trabajando en el mercado de largo radio", apunta la concejala de Turismo de Madrid, Almudena Maíllo, quien también apuesta por desestacionalizar el turismo de la capital y llevarlo a los barrios. 

Lujo hotelero en la capital

Pero lo mejor de todo es que más que nunca la capital entona el famoso cántico de la película ‘Bienvenido, Mister Marshall’ que decía “Americanos, os recibimos con alegría”. ¿Por qué? Porque el principal turista que recibe Madrid procede de este continente. Además, de media, cada turista que pasa por la región se deja 1.430 euros durante su estancia, o lo que es lo mismo 216 euros diarios. La cifra más alta de toda España. Dato que sube a 258 euros en la capital, según la concejala. 

Estos turistas de calidad vienen atraídos también por la planta hotelera de lujo. Con la reciente inauguración del Riu Plaza España, ubicado en el emblemático Edificio España de la Gran Vía, la Comunidad de Madrid suma 1.100 nuevas plazas hoteleras a las más de 90.000 existentes. Con su llegada, se cierra el triángulo hotelero de lujo en Plaza España junto a VP Hoteles y Barceló Torre de Madrid.

Y lo mejor está por llegar. El icónico hotel Ritz de Madrid reabrirá este verano tras una reforma integral que ha durado casi dos años. En estas fechas, también hará su estreno el Pestana CR7, la marca del jugador Cristiano Ronaldo. Previamente, otro hotel de la cadena Pestana se convertía el primero en estar ubicado en la Plaza Mayor de Madrid.

Y tras siete años de obras, el Four Seasons Hotel and Private Residences Madrid abrirá en los próximos meses sus puertas. Este establecimiento incluirá 200 habitaciones y 22 viviendas privadas de lujo. A estos se suma el Hyatt Regency Hesperia Madrid que pasó recientemente por un lavado de cara. 

"Todo esto hará que la oferta hotelera se incremente aún mucho más", explican desde el consistorio dirigido por José Luis Martínez-Almeida. Así, se dibuja un potencial impresionante para Madrid. Eso sí, siempre y cuando el impacto del coronavirus no lo impida.