José Manuel Del Puerto María Vega

Ezentis enfila una nueva etapa en su convulsa trayectoria. Una vez que ha sentenciado su asalto al negocio de las renovables de la mano del presidente de Audax, su próximo objetivo se sitúa en el sector de las telecomunicaciones. En Alemania, para más concreción. Y a golpe de adquisición, según coinciden varias fuentes familiarizadas con la nueva hoja de ruta de la cotizada.

Noticias relacionadas

Aunque ahora mismo los esfuerzos de Ezentis se concentran en ejecutar la recién anunciada absorción de Rocío Servicios Fotovoltaicos, fuentes consultadas por Invertia coinciden en que "la compañía no quiere quedarse atrás en telecomunicaciones". Un sector que forma parte de su ADN y que, como la propia empresa reconoce en la presentación de su proyecto de fusión con la renovable, ofrece una significativa "palanca de crecimiento" para su negocio.

La documentación remitida al supervisor por Ezentis va más allá e incluso concreta dónde está percibiendo potencial de negocio. En "el crecimiento esperado de las nuevas tendencias en tecnología, como 5G, y la consolidación de prestadores de servicios", explica el nuevo equipo gestor de la compañía, en el que el presidente de Audax, José Elías, ya cuenta con tres representantes.

El potencial alemán

Incluso se da un paso más y se apunta con rotundidad hacia Alemania, país que la cotizada prevé que "liderará el desarrollo de FTTH [conexiones de fibra al hogar] con crecimientos superiores al 30% anual" durante el presente lustro. Así presenta la compañía la que, según las fuentes consultadas, será su próxima área de expansión una vez quede atada la integración de Rocío.

En pleno desarrollo del 5G y la red de fibra, desde el mismo entorno de Ezentis se reconoce que, "aunque no hay nada sobre la mesa, no se cierra ninguna puerta si surgieran oportunidades". Además, se recuerda que el modus operandi habitual de la empresa en este ámbito de negocio tradicionalmente ha pasado por "operaciones de crecimiento inorgánico".

Ya sea a través de compras o fórmulas de absorción similares a la que ahora se plantea para entrar de lleno en el negocio de las renovables, la meta parece estar clara en la hoja de ruta de Ezentis. Siempre sin olvidar que, tras una profunda reorganización de esta área, ahora concentra su actividad en España, Brasil, Alemania y Portugal.

Por lo que se refiere al foco en el mercado alemán, conviene recordar que Ezentis nombró en abril de este mismo año a Nicolás Domínguez-Staedke como director general en Alemania. Un hispano-germano con "más de 20 años ocupando diferentes cargos de responsabilidad en el sector de las telecomunicaciones", según recoge su perfil de empresa.

Varias pistas y un socio

Y, por si fuera poco, una pista más banal pero también significativa de hacia dónde apunta la compañía en su próximo movimiento. La web corporativa de Ezentis cuenta actualmente con versiones en español, inglés y alemán. Una lengua esta última muy poco habitual entre las cotizadas españolas. Y, menos aún, entre las smallcaps como ella.

Para el asalto al mercado alemán de las telecomunicaciones, la cotizada española podría contar además con un viejo socio: Ericsson. La compañía nórdica de telecomunicaciones que llegó a atesorar un 9,64% de la propiedad de las acciones de Ezentis podría convertirse en el aliado estrella para este objetivo gracias a su extenso conocimiento del sector en el país germano, cuando termine el proceso de desinversión como accionista de la española que todavía sigue abierto.

El consejero delegado de Ezentis, Fernando González Sánchez.

Aunque durante un tiempo este tipo de alianza habría estado fuera de lugar, debido a los altos estándares de gobierno corporativo que se marcan los responsables de Ericsson, la cosa podría estar muy cerca de cambiar. Con la entrada del presidente de Audax, los suecos han dejado de ser accionistas relevantes de Ezentis y desde el año pasado tienen las manos libres para liquidar toda su inversión en la española.

En este sentido, en 2019 venció el compromiso de la nórdica de mantener el 50% de la señalada inversión, pero es que en 2020 caducó su pacto con respecto a la mitad restante de su participación. Con su retirada completa, quedaría resuelta la cuestión por la que Ericsson se cuida de no señalar como proveedoras de servicios a empresas participadas.

Un reciente informe elaborado por el director de análisis institucional de Renta 4, César Sánchez-Grande, ya señalaba que la retirada de los nórdicos no era descartable "a lo largo de 2021" para cumplir con "la estrategia de no mantener relaciones accionariales con proveedores de servicios". Una fuente del mercado señala que, de hecho, apenas mantendría ya en cartera "solo un millón de acciones de los 31,9 millones que llegó a controlar".

Lo que es seguro es que el potencial de crecimiento de la mano de esta compañía es más que significativo. Ericsson explica en su espacio corporativo que cuenta con más de 60 años de experiencia en el mercado alemán, donde emplea a 2.700 trabajadores repartidos en hasta 12 centros. Una red que hace posible que "todas las principales empresas de telecomunicaciones" del país se encuentren entre sus clientes, según explica.

Sinergias, el gran objetivo

Por el momento, la operación ideada por José Elías Navarro para procurar la entrada a lo grande de Ezentis en el negocio de las renovables está en pañales. Sin embargo, en su presentación a analistas de ayer jueves ya se apuntaron horizontes en el área teleco: desarrollo de 5G, expansión de la red de fibra en Alemania y retirada del antiguo cobre.

Eso sí, con el foco puesto "en el encaje estratégico y la generación de sinergias". Estos son, según ha comentado Sánchez-Grande con Invertia, los puntos que el equipo directivo ha señalado repetidamente como leitmotiv de la nueva etapa de la compañía.

El presidente de Audax, José Elías Navarro (centro), con su equipo directivo.

Mientras, ya se ha solicitado al Registro Mercantil la designación de un experto independiente para revisar los términos de la transacción con Rocío y, especialmente, su ecuación de canje. Sin embargo, desde el entorno de la compañía no creen que haya señalamiento hasta septiembre.

El verano está por medio y ese es el principal motivo por el que se habría decidido señalar que la preceptiva junta de accionistas no podrá celebrarse antes de octubre. La absorción de la renovable de Elías culminaría en noviembre si se cumple el calendario previsto.

Después, llegaría el turno del siguiente movimiento, al que ya el año pasado apuntaba el consejero delegado de la firma, Fernando González Sánchez, en una entrevista con este periódico. No obstante, todo apunta a que esta vez no transcurrirá mucho tiempo si se sigue la agilidad demostrada hasta ahora por el empresario catalán y artífice de la nueva estrategia de la compañía.

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información