Telefónica ha comunicado este martes a la CNMV el cierre de la venta de 24.000 de las 31.000 torres de telecomunicaciones que su filial Telxius acordó con American Tower (ATC) en enero de este año. Se trata de las torres de España y de Alemania, una operación inminente como ya adelantó Invertia hace una semana.

Noticias relacionadas

En su nota enviada al regulador, Telefónica confirma que recibirá por la operación unos 6.200 millones de euros. Esta transacción implica una reducción de la deuda neta del grupo Telefónica de aproximadamente 3.400 millones de euros.

Está previsto que el próximo mes de agosto, ATC también adquiera las torres que Telxius se comprometió a comprar en el marco de la segunda fase del acuerdo suscrito entre Telxius y Telefónica Germany GmbH & Co. OHG, que implicará una reducción de deuda neta adicional de aproximadamente otros 700 millones de euros.

Como ya había adelantado este diario, Telefónica había recibido hace unas semanas todas las autorizaciones regulatorias y solo faltaba cerrar los flecos de la operación. El plácet de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), se recibió a finales de marzo, y el Consejo de Ministros, la aprobó a finales de abril.

En el caso del Gobierno, debía dar su visto bueno a esta operación al tratarse de una venta de activos estratégicos, como son las redes que soportan las comunicaciones por teléfonos móviles.

Operación en Latam

Estamos hablando de la primera fase de la operación cerrada en enero, pero referida solo a España y al resto de Europa, principalmente Alemania. La venta se diseñó en dos fases, la europea con 24.000 torres y la latinoamericana con otras 7.000 torres en Chile, Perú, Brasil y Argentina.

Lo que se cierra ahora es la parte europea y se espera que las torres en Latinomérica tarden algunos meses más por tratarse de operaciones que se deben realizar país a país y con regulaciones muy distintas en cada uno de ellos.

El acuerdo de venta contempla un compromiso de empleo por parte de ATC. Por otra parte, las operadoras del grupo Telefónica mantendrán los actuales contratos de arrendamientos de las torres suscritos con las sociedades vendidas filiales de Telxius, por lo que dichas operadoras seguirán prestando sus servicios en términos similares a los actuales. 

La plusvalía atribuible a Telefónica se estima que ascenderá, aproximadamente, a 3.500 millones de euros. Una vez completada la operación la deuda financiera neta de Telefónica se reducirá aproximadamente en 4.600 millones de euros

Esta operación se suma a la joint venture cerrada este mismo martes para dar luz verde a la fusión entre O2 y Virgin, que conformará el primer operador por número de clientes en Reino Unido. 

'Joint venture'

El pasado 7 de mayo, Telefónica anunció que había llegado a un acuerdo con Liberty Global para formar una joint venture participada al 50% por ambas compañías que dará lugar a un proveedor de telecomunicaciones con más de 46 millones de clientes y unos ingresos de aproximadamente 12.500 millones de euros.

La combinación de ambas empresas dará lugar a un proveedor integrado de servicios fijos y móviles más fuerte en el mercado británico, que impulsará la expansión de la red de alta velocidad de Virgin Media y el despliegue de red 5G de O2.

La operación valora a O2 en 14.500 millones de euros y a Virgin Media en 21.300 millones de euros, ambos en términos de valor total de empresa. O2 aportará una compañía libre de deuda, mientras que Virgin Media aportará sus activos y 12.900 millones de deuda neta.