Los ingresos de los servicios minoristas de las operadoras de telecomunicaciones llegaron a 32.211 millones de euros en 2020, lo que supuso un retroceso del 5,3% respecto al año anterior. Los datos de la estadística trimestral publicados este jueves por la CNMC indican además que el retroceso en una década ha sido del 28,5%.

Noticias relacionadas

En un año marcado por la Covid y cuando las telecos se volvieron en servicio esencial, el crecimiento de los impagos y la proliferación de paquetes convergentes de bajo valor, lastraron un sector que vuelve un año más a ser deflacionario y que suma una década horribilis en la que ha perdido un tercio de su valor.

Unas cifras que además llegan en el peor momento, cuando el sector debe enfrentar una nueva oleada de inversiones en la tecnología 5G. Necesitan al menos 5.000 millones de euros entre todas las operadoras, solo en despliegue de redes.

Las compañías españolas enfrentan además la inminente subasta de la banda de 700 MHz donde, en principio, hay un precio de salida de 1.170 millones de euros. Un coste que se podría incrementar exponencialmente si las pujas por el espectro disponible se mantienen durante muchas semanas.



El último trimestre del año cerró con unos ingresos minoristas de 6.072 millones de euros, un 4,9% menos respecto a los del mismo periodo de 2019. El servicio de banda ancha fija creció en tasa interanual, un 2,4%, mientras que los ingresos del resto de servicios considerados disminuyeron.

Ingresos trimestrales

Los tres principales operadores de telecomunicaciones coparon en este trimestre el 73,3% de los ingresos minoristas del sector, 1,4 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo de 2019.

El grupo MásMóvil y Euskaltel aumentaron sus ingresos minoristas en tasa interanual hasta representar el 8,5% y el 2,7% del total, respectivamente, mientras que los tres principales operadores redujeron sus ingresos procedentes de cliente final.

Los ingresos de los servicios audiovisuales en el cuarto trimestre se situaron en 1.135 millones de euros, registrando una disminución interanual del 5,9%. La televisión en abierto registró una caída del 3,9% y un total de 500,6 millones.

Los ingresos de la televisión de pago retrocedió un 5,9% hasta 531 millones, mientras que el número de abonados creció hasta los 8,2 millones. La TV IP fue la tecnología predominante, con 4,8 millones de abonados.

El total de accesos instalados de redes de nueva generación (NGA), que permiten conexiones de muy alta velocidad, continuó creciendo en 2020. Así, el año cerró con 66,5 millones de accesos, un 5,8% más que hace un año. Los únicos accesos que crecieron fueron los correspondientes a fibra hasta el hogar (FTTH), con casi 56 millones de accesos desplegados frente a los 52,2 millones de diciembre de 2019.

Banda ancha fija

Las conexiones NGA activas supusieron 14 millones, un 9,7% más que hace un año. Las que más crecieron fueron los de fibra hasta el hogar, que sumaron 1,4 millones de accesos nuevos en un año hasta los 11,7 millones.

A finales del año pasado, del parque total de 15,9 millones de conexiones de banda ancha fija casi un 87% tenían una velocidad contratada de 30 Mbps o más. Y, de estas líneas (con una velocidad superior o igual a 30 Mbps), el 96,6% tenía una velocidad contratada de 100 Mbps o más.

En diciembre de 2020, el 81,9% de las líneas de banda ancha fija pertenecían a los tres principales operadores, 3,2 puntos porcentuales menos que hace un año.

Por otro lado, 2020 cerró con 55,6 millones de líneas móviles; un 86% de ellas con conexión a Internet. En cuanto a la cuota de mercado de los tres principales operadores, en el cuarto trimestre se redujo en 2,3 puntos porcentuales. Así, Movistar, Vodafone y Orange coparon el 74,6% de las líneas móviles.