Vodafone ha vuelto a recuperar la intensidad comercial en este año 2020. Un periodo marcado por la irrupción del Covid y por la prohibición de realizar portabilidades fijas durante todo el confinamiento, pero en el que la operadora británica ha comenzado a cosechar los frutos sembrados en 2019, el año de su fuerte reestructuración.

Noticias relacionadas

Los datos a los que ha tenido acceso Invertia y que deben ser confirmados por la CNMC indican que en el primer semestre del año Vodafone fue la única de las tres grandes operadoras que ganó líneas móviles. Las cifras de portabilidad indican que los rojos registraron un saldo neto de 40.800 líneas.

Esta cifra contrasta con los 130.500 que perdió Movistar en este mismo periodo y los 300.600 que se dejó Orange. Pese a todo, Vodafone sigue estando por debajo de MásMóvil, que ganó 217.000 líneas y Digi, que creció en 101.500. En un punto intermedio se queda Euskaltel, que acumula un saldo positivo de 10.400 líneas.

La guerra comercial en el segmento móvil sigue comportándose de manera similar a los últimos dos años, cerca del low cost y afectado por las altas de líneas de bajo valor. En este contexto, Vodafone ha logrado mejorar sus cifras gracias a sus contratos corporativos y el impulso de Lowi, su segunda marca.

Las cifras de contratos con las administraciones en el segmento de telecomunicaciones indican que Vodafone ha ganado 25 contratos por casi 10 millones de euros en el primer trimestre del año. Una cifra que triplica en volumen contratado al segundo adjudicatario del sector.

Lowi y empresas

Su apuesta por el 5G le ha hecho ganar enteros de cara a las administraciones públicas y también a las empresas que contratan móviles y líneas con la nueva tecnología, ofrecida de manera comercial solo por Vodafone.

Por otro lado, el operador -que consiguió 120.000 usuarios en móvil, fibra y TV en el primer trimestre de 2020- aumentó las altas de Lowi en un 50% durante la primera parte del año, según los datos aportados por su propio CEO Antonio Coimbra, en los resultados de su año fiscal 2019-2020.

¿Cómo se han movido en relación resto de las operadoras? Estos mismos datos recopilados por Invertia revelan que Vodafone pescó clientes principalmente en Orange y Movistar. A los primeros les arrebató 58.000 líneas y a los segundos 14.000.

También gana más de 4.000 líneas a Euskaltel. El saldo negativo se produce con MásMóvil y Digi con los que pierde entre 11.000 y 12.000 líneas.

En el caso de Movistar solo gana líneas a Orange (18.000) y pierde con Vodafone, MásMóvil (68.000) y Digi (23.000). En tanto, Orange registra la mayor sangría con MásMóvil perdiendo 146.000 líneas, casi la mitad de todo lo que se deja en el primer semestre del año.

Guerra comercial

Por su parte, MásMóvil pierde 23.000 líneas con Digi y Euskaltel gana 4.900 a Movistar, 13.300 a Orange y sorprendentemente le arrebata 500 a Digi.

Un punto de partida que explica la agresividad de algunas compañías como la propia Vodafone u Orange en la guerra comercial que se ha recrudecido en el comienzo del verano.

Cabe destacar que pese a las prohibiciones de realizar portabilidades fijas durante el estado de alarma, el mercado de las líneas móviles logró mantenerse a flote ya que las tarjetas SIM se podían enviar por correo a los hogares. Una oportunidad que aprovecharon muchas compañías para redoblar sus esfuerzos comerciales en este segmento.