España tiene la mejor red de internet de alta velocidad de Europa. En total, el 94% de la población en nuestro país cuenta con cobertura de banda ancha y entre los tres grandes operadores (Telefónica, Orange y Vodafone) suman 48 millones de hogares pasados con fibra óptica.

Noticias relacionadas

España tiene más fibra óptica que Alemania, Inglaterra, Italia, Francia y Portugal juntas, un dato que el presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete, recuerda cada vez que comparece ante la prensa y que, en medio de la epidemia de coronavirus que azota a todo el mundo, cobra un valor incalculable.

Vodafone comunicó este miércoles a sus trabajadores que realizarían un simulacro de teletrabajo durante un día entero desde sus hogares, para probar la resistencia de la red ante eventuales emergencias generadas por el coronavirus.

Estamos hablando de unos 2.200 empleados que trabajan en sus oficinas centrales y el mayor ejercicio de teletrabajo que se ha anunciado hasta el momento a causa del virus. En Vodafone y en el sector creen que la red no tendrá problemas en soportar este ejercicio y, por tanto, no lo tendría en una eventual situación de emergencia.

Esto abre la puerta para que grandes corporaciones puedan seguir trabajando con normalidad en España, incluso si envían a la mayoría de sus plantillas a realizar sus tareas desde casa si es que tienen algún contagio o una situación de emergencia.

Teleasistencia

Como ya ha apuntado Expansión, esta situación se produce gracias a los esfuerzos de inversión en redes fijas e inalámbricas, liderados por Telefónica junto con Orange y Vodafone. Telefónica registró al cierre de 2019, 23,1 millones de hogares pasados, esto es ciudadanos que pueden contratar la fibra de la operadora. Le sigue Orange con 14,9 millones y Vodafone con 10,4 millones.

Para entender la espectacular cobertura de redes fijas de España hay que destacar que estas dos últimas compañías tienen más fibra desplegada aquí que en sus propios países de origen.

España es líder europeo en muchas cosas y ante la epidemia de coronavirus las autoridades nos recuerdan constantemente que nuestro sistema de salud es uno de los mejores del mundo. Tienen razón, pero también convendría recordar este liderazgo en redes de telecomunicaciones. Algo que no es baladí si ante una emergencia mayor se deben producir desplazamientos masivos de los españoles para teletrabajar en sus hogares. 

En caso de que hubiera que teletrabajar, países como Alemania o Italia tendrían verdaderos problemas para hacerlo porque no tienen suficiente red de fibra de alta velocidad. Alemania es la primera economía europea e Italia tiene un PIB mayor a España, pero no tienen la fibra que las telecos han desplegado en nuestro país.

Esto generará graves problemas para las corporaciones con sede en estos países, si se declaran medidas más restrictivas de movimiento de personas. En cambio, gracias a la red de España, los miles de empleados de compañías como Santander, BBVA, Telefónica o Iberdrola no tendrán problemas para seguir trabajando con normalidad. Las telecomunicaciones españolas soportarán videoconferencias y gestiones informáticas en remoto sin ningún problema.

Productividad

Lo mismo pasa con la teleasistencia sanitaria. Si los contagios se disparan, España está preparada y puede hacer frente a una alta demanda. El Ministerio de Sanidad podría plantear que todos los diagnósticos de coronavirus se hagan en remoto y las redes de telecomunicaciones lo resistirían. En otros países no pasaría lo mismo.

Y no estamos hablando de comodidades, estamos hablando de productividad y salud. Si los trabajadores de Audi deben evacuar sus centros de trabajo probablemente no podrán realizar las mismas labores ni seguir con su mismo nivel de trabajo desde casa. En España si podrían hacerlo los empleados de Seat.

España podría seguir manteniendo perfectamente su producción, pero Alemania, Reino Unido, Italia o Francia, lo tendrían más difícil. O dicho de otra manera, el PIB español se vería mucho menos impactado que estos países en una situación de emergencia. Y esa diferencia la marcará la red de telecomunicaciones en España.