Ha costado quince días de estado de alarma y casi 80.000 contagiados por Covid-19 para que el Gobierno de Pedro Sánchez paralizara todas las actividad económicas no esenciales hasta el 9 de abril. Entre ellas, la construcción, un sector que representa un 6% del PIB nacional y de empleo a casi 1,3 millones de trabajadores a cierre de 2019.

Noticias relacionadas

Las empresas promotoras han acatado el real decreto ley y todas las obras han bajado el cierre. Su patronal, la Asociación de Promotores Constructores de España (APCEspaña), considera que “paralizar una actividad tan relevante para la economía española hubiera requerido de un mayor diálogo con los actores sectoriales y, sobre todo, un periodo de tiempo suficiente desde su aprobación hasta su entrada en vigor”.

En concreto, apunta a este margen con el objetivo de “realizar una paralización ordenada de las obras en curso para evitar cualquier riesgo a los trabajadores que tienen que desmontar las obras auxiliares, la retirada de materiales químicos o de posible combustión y programar la protección civil y la vigilancia de las mismas ante las posibles consecuencias de dicha paralización como desprendimientos, arrastres, rotura de paredes de contención o embates por agua debido a la climatología adversa prevista en muchos puntos de España a lo largo de esta semana”.

No obstante, la ACPEspaña “confía en que esta paralización de las obras en curso dure el menor tiempo posible e insta a todos los trabajadores del sector de la construcción a permanecer en sus casas respetando el confinamiento establecido en aras de velar por su salud y del resto de la población española”.

Otro elemento a estudiar más adelante será el impacto en el sector de este medida. La patronal reconoce que no cuenta, en estos momentos, con los suficientes datos. “La repercusión económica dependerá, evidentemente, de cuánto tiempo se prolongue el estado de alarma sanitaria”, señala.

Las empresas, leales y prudentes

Las grandes promotoras del país lógicamente han paralizado sus obras conforme a la ley. Aedas Homes, Hábitat Inmobiliaria, Metrovacesa, Neinor Homes y Vía Célere ya anunciaron el acuerdo conjunto de aplazar el cobro de los próximos dos pagos a cuenta de los clientes que así lo deseen.

Ante esta nueva situación, todas ellas coinciden en poner la salud de sus empleados por encima de todo y pedir tiempo y prudencia en cuanto a la medición del impacto económico de esta medida. Además, recuerdan que en el ámbito administrativo el teletrabajo es la tónica general para solventar cualquier duda de sus clientes.

Aedas Homes asegura que su prioridad ahora mismo es “parar en seco todas las obras -más de 70- y asegurarnos de que lo hacemos con total seguridad”. “Aún es muy pronto para valorar el impacto de estas dos semanas de retrasos en las obras; lo haremos más adelante”, indican fuentes de la compañía dirigida por David Martínez.

Es más, apuntan que la compañía continúa su labor fuera de las obras. ”En Aedas Homes seguimos trabajando con normalidad en todos los departamentos, tomando todas las medidas de seguridad y salud necesarias frente al Covid-19”, señalan. De hecho, el 100% de sus más de 200 empleados está teletrabajando.

Desde Habitat Inmobiliaria, al igual que el resto de los actores del sector, explican que adoptarán las medidas necesarias que requieran las autoridades para frenar el avance de la epidemia. Su CEO, José Carlos Saz, declara que “es pronto para poder valorar el impacto económico” ya que “no está claro el periodo definitivo de paralización y las repercusiones de volver a poner las obras en marcha (20 promociones)”.

“La paralización de estos días evidentemente afecta al sector, pero creemos que su duración y prolongación en el tiempo será clave en la posible repercusión en la economía española”, ahonda José Carlos Saz.

Jorge Pérez de Leza, CEO de Metrovacesa, expone a Invertia que “ a pesar del notable impacto sobre la actividad económica del sector que se verá en los próximos meses, seguiremos las directrices de las autoridades y organismos oficiales, colaborando en la aplicación de las mismas con el fin de contribuir de manera responsable a reducir la propagación del virus”. La promotora contaba con 44 proyectos en construcción que representan 3.409 viviendas.

En cuanto al impacto de la pandemia en la economía en general y en la actividad de Metrovacesa, su CEO señala que “continúa siendo incierto y, con difícil predicción a día de hoy debido a los cambios que se suceden diariamente”. No obstante, “la compañía continuará evaluando de cerca la evolución de la situación con el fin de definir los potenciales escenarios de la forma más realista posible”.

Neinor Homes, con entorno a 50 promociones en marcha, señala que “nuestra obligación como compañía y promotora referencia del sector es cumplir en todo momento y con la mayor lealtad todas las medidas que el Gobierno considere en cada momento”.

“En el contexto actual la empresa continuará haciendo el máximo esfuerzo para mitigar el impacto de esta situación, aplicando las máximas medidas de seguridad, y con el único objetivo de que los consecuencias económicas y sociales de esta crisis sean los menores posibles”, explican fuentes de la compañía cotizada.

Por último, Vía Célere, “va a hacer todo lo posible para que no se produzcan alteraciones en la entrega de las promociones previstas para este año”. “Aún es pronto para analizar las consecuencias de esta situación, aunque esperamos que tengan el menor impacto posible, puesto que hemos mantenido unos niveles de reservas y preventas muy positivos desde el comienzo del año”, argumenta a Invertia.