La demanda de energía eléctrica del sistema eléctrico español se situó en los 249.716 gigavatios hora (GWh) en 2020. Esto representa una caída del 5,6% con respecto al ejercicio anterior, impactada principalmente por la crisis sanitaria de la Covid-19. La pandemia ha lastrado la actividad económica del país, según los datos adelantados de la previsión de cierre del año de Red Eléctrica de España (REE).

Noticias relacionadas

Si se tienen en cuenta los efectos de la laboralidad y las temperaturas, el descenso de la demanda de electricidad nacional se mantiene en un 5,6%.

La Covid-19 ha ralentizado la actividad económica a lo largo de gran parte del año, hasta alcanzar, en algunas momentos, disminuciones de hasta un 20%, en el momento del gran confinamiento, en relación con periodos equivalentes del año anterior.

Por sistemas, ha sido el balear el que ha acusado el mayor descenso, con un desplome del 19,6% respecto a su demanda de 2019, seguido por el canario, con una caída del 10,3%, el peninsular (-5,1%), el ceutí (-3,7%) y el melillense (-0,9%).

Por su parte, las energías renovables generaron en 2020 el 43,6% de toda la electricidad en España, registrando así su mayor participación en el 'mix' de generación desde que se cuenta con registros (año 2007).

En concreto, la cuota de producción verde en este ejercicio fue 6,1 puntos porcentuales superior a la de 2019 (37,5%) y está 3,2 puntos porcentuales por encima del anterior máximo de participación anual, registrado en 2014.

Así, España generó 109.269 GWh de electricidad de origen renovable en 2020, un 11,6% más que en 2019; a pesar de que el total de producción eléctrica fue un 4% inferior, hasta alcanzar los 250.387 GWh.

La eólica, responsable de algo más de la quinta parte de toda la producción (21,7%), fue la renovable con mayor presencia en una estructura de generación liderada por la nuclear con el 22,2% y seguida por el ciclo combinado -que aporta el 17,8% del total-, la hidráulica (11,9%), la cogeneración (10,8%) y la solar fotovoltaica que, con un aumento interanual de su generación del 65,9%, ocupa a cierre de este año el 6,1% de la estructura de generación nacional.

Mínimos del carbón

Por su parte, el carbón recortó un 60% su producción con respecto a 2019, hasta alcanzar los 5.064 GWh y registró su mínimo histórico anual de producción y de participación en el 'mix' de generación español (2% sobre el total).

Red Eléctrica señaló que estas previsiones de cierre de 2020 adelantan algunos de los primeros resultados del avance de la transición energética en la que el Gobierno de España está inmersa de la mano de su Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), cuya meta es que el 74% de toda la generación eléctrica española de 2030 sea de origen renovable.

Este crecimiento de la producción renovable ha empujado a 2020 a ser también el año con mayor producción libre de emisiones de CO2 equivalente desde que se cuenta con registros (2007).

De esta manera, y siempre según las previsiones de cierre de año publicadas por operador de la red eléctrica, el 66,9% de todos los GWh de electricidad generados este año proceden de tecnologías que no emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera. Así, las emisiones derivadas de la generación de electricidad se han reducido un 27,3% respecto a las de 2019.

2.706 MW renovables nuevos 

El máximo de la cuota de producción de energía verde y limpia de este 2020 se debe, principalmente, a las condiciones climáticas favorables a un mayor empleo de viento y sol como combustibles naturales. Pero también al incremento de la potencia renovable instalada en el parque de generación español, que en 2020 suma 2.706 nuevos megavatios (MW) de eólica y solar fotovoltaica, a la vez que reduce en 3.486 MW la presencia de tecnologías contaminantes, centrales térmicas de carbón en su mayoría. Con todo, la potencia instalada española cuenta a día de hoy con 109.674 MW de los que el 53% pertenecen a tecnologías renovables.

De aquí al cierre definitivo del año se espera una variación de este dato, entre otros motivos, por la incorporación de nueva potencia renovable y la baja de los grupos 1 y 2 de la central térmica de Guardo (en Palencia), que representan una reducción de 486 MW de potencia contaminante en el parque de generación español.

Máximo de demanda

Mientras, el 20 de enero a las 20:22 horas fue el instante en el que se registró el máximo de demanda en el sistema eléctrico peninsular, que alcanzó un consumo de 40.423 megavatios (MW), cifra ligeramente inferior a la obtenida en 2019, que fue de 40.455 MW. La punta de consumo peninsular de 2020 está 11,1 puntos por debajo del máximo histórico de 45.450 MW, alcanzado en 2007.

Por su parte, continuando con la tendencia experimentada en los últimos cinco años en los intercambios internacionales de energía física, el sistema eléctrico peninsular cierra 2020 con un saldo importador de 3.857 GWh, un 43,8% inferior al obtenido en el ejercicio anterior. El saldo de intercambio es el resultado de la importación de 18.687 GWh y la exportación de 14.830 GWh realizadas durante este año.