José María Orihuela, CEO de Duro Felguera, ha optado por pasar a la ofensiva para frenar los ataques que sufre por parte de algunos sectores de la compañía. El directivo ha emitido un comunicado interno en el que se defiende y explica los motivos por los que él y su equipo se desplazaron hace unas semanas a Argelia en un vuelo privado. 

Noticias relacionadas

Lo hace después de que se haya filtrado a la prensa el viaje, y se asegurase que el coste del mismo fue de 50.000 euros. 

La versión de Orihuela difiere completamente. El CEO explica que el pasado 14 de septiembre el grupo tuvo ocasión de reunirse con el grupo Sonelgaz gracias a una serie de gestiones realizadas en coordinación con la Embajada en Argelia. Una fecha que se fijó cuatro días antes, lo que dejaba "un escaso margen" para organizar el viaje. 

La Embajada

El encuentro, según el documento al que ha tenido acceso Invertia, tenía que ser presencial "siguiendo las recomendaciones expresas de la Embajada, porque de no hacerlo hubiera supuesto un agravio para la entidad estatal argelina". 

Allí se iba a negociar la continuidad del proyecto que Duro Felguera ejecuta para Sonelgaz, y en el que se van a construir dos ciclos combinados completos; sin embargo, las dificultades por las que atraviesa el grupo asturiano pueden hacer que acaben ejecutándose los avales. 

Captura de la factura enviada por Duro Felguera a sus trabajadores.

Así que ante la urgencia, el grupo decidió que el viaje se hiciera en un vuelo privado cuyo coste fue de 11.700 euros, según la factura que se ha enviado a los trabajadores. ¿Por qué se optó por esta fórmula? Porque evitaba tener que viajar "vía París en los días previos, y posteriormente en Argel con los consiguientes gastos de manutención del equipo de tres personas que debían asistir a la reunión". 

Aunque se desconoce el resultado, Orihuela asegura a sus trabajadores que el encuentro "tuvo un resultado satisfactorio para la compañía, ya que volvió a abrir las posibilidades de negociación en el contrato de Djelfa". 

Un nuevo capítulo en la guerra interna que se vive en Duro Felguera, en donde algunos sectores del grupo son contrarios a la gestión que realiza el CEO Orihuela. No hay que olvidar que muchos de los representantes de los trabajadores fueron críticos con la decisión del Consejo de Administración de despedir a varios directivos tras una auditoría interna por, presuntamente, hacer pública información interna de la compañía.