El CEO de Duro Felguera, José María Orihuela, ha lanzado -una vez más- un mensaje de salvación a bancos y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Insiste en que necesitan su "apoyo" porque es la única manera de lograr "atraer inversores" y de conseguir que la rentabilidad de los accionistas de la empresa vuelva a crecer. 

Noticias relacionadas

Unas palabras que ha pronunciado durante la Junta de Accionistas de la compañía, en la que ha insistido en que el grupo "cumple" con los requerimientos exigidos para ser rescatado por la SEPI, y se ha mostrado confiado en lograr cerrar un acuerdo de refinanciación con los bancos. 

Para intentar cautivarlos ha presentado un nuevo plan estratégico para el grupo que pasa por "recuperar el negocio tradicional, crecer en renovables y sistemas inteligentes y limitar el riesgo en proyectos EPC". De este modo, ha dicho, los ingresos pasarán de 161 millones en 2020 hasta los 622 millones en 2025. 

Cuentas en 2025

Según las cifras presentadas, el EBITDA alcanzará 48 millones de euros ese año y el margen irá mejorando hasta alcanzar el 8%. Unas cifras que considera "realista y prudente" porque apuesta por los negocios "verdes" y de "inteligencia digital". 

A juicio de Orihuela, con este proyecto tanto bancos como SEPI deberían ver los mimbres suficientes para dar su respaldo a Duro Felguera. De momento, la sociedad pública tienes hasta febrero para dar respuesta a la salvación del grupo aunque exista confianza en que se obtenga una respuesta lo antes posible. 

El CEO de Duro Felguera también ha explicado a los accionistas que la negociación con la banca para refinanciar la deuda sigue adelante. En concreto están negociando un "up front payment" del 10% del importe nominal de la deuda vigente. La conversión del 20% del importe nominal en un préstamo participativo, que se repagará en 2023. 

Se transformará el 70% restante en obligaciones convertibles, con plazo máximo de ejecución en 2025 y un factor de conversión del 5% del capital existente en el momento de la conversión. Nuevas líneas de avales revolving por 100 millones con cobertura CESCE y la posibilidad de nuevas líneas de liquidez garantizadas por el ICO. 

Ayuda urgente

Propuestas que están sobre la mesa, pero que por ahora no terminan de convencer a los bancos ya que parecen mantenerse en la misma postura que hasta ahora: búsqueda de un inversor, cambio de management y un plan industrial que sea creíble. 

Sea como sea, Orihuela dice estar convencido de poder dar la vuelta a la situación y ha instado a la banca y a la SEPI a ayudar a Duro Felguera. "Si se concede la ayuda pública solicitada y los bancos nos dan su apoyo, estamos convencidos de que seremos capaces de atraer nuevos inversores para atraer nuestro plan industrial", ha concluido. 

Un discurso similar al de la presidenta, Rosa Aza, quien ha insistido en que "este país no puede permitirse perder activos como esta empresa, y menos ahora, ya que requiere más que nunca de una industria fuerte que pueda ser el motor de recuperación de esta crisis". 

Para Aza, Duro Felguera merece tener el apoyo de las Administraciones públicas "como ocurre en otros países de referencia europeos, que ya están apoyando a sus empresas estratégicas. En momentos tan complicados como los que vivimos, el apoyo de un inversor público es fundamental para garantizar estabilidad a los inversores privados", ha sentenciado.