Repsol no descarta futuras alianzas o una salida a Bolsa de su negocio renovable para impulsar el crecimiento de su apuesta por las energías renovables.

Noticias relacionadas

En una conferencia con analistas para presentar los resultados de los nueve primeros meses del año, el consejero delegado de la compañía, Josu Jon Imaz, señaló que la alianza con Ibereólica Renovables en Chile para su expansión internacional en renovables puede servir "de pista" para lo que hará la compañía en este negocio.

Así, subrayó que la estrategia en las renovables del grupo pasan por trabajar en contar con una mejor estructura financiera que permita impulsar la rentabilidad y "conseguir el doble dígito", lo que podría incluir 'join-ventures', asociaciones o una posible oferta pública en el futuro de este negocio.

En el caso de Chile, el grupo alcanzó este verano un acuerdo, cerrado este mismo mes de octubre, con el Grupo Ibereólica Renovables, que le da acceso a una cartera de proyectos en Chile que esta compañía tiene en operación, construcción o desarrollo, de más de 1.600 MW hasta el año 2025 y la posibilidad de superar, gracias a esta alianza, los 2.600 MW en 2030.

A este respecto, Imaz indicó que no a ser un negocio "que demande efectivo" debido a que se va de la mano con un socio y a que el desarrollo de los proyectos van vinculados a contratos de compraventa a largo plazo (PPA's, por sus siglas en inglés).

Segunda ola Covid

Repsol ha advertido de un nuevo freno en la recuperación de la demanda de carburantes en este mes de octubre, coincidiendo con la declaración de un nuevo estado de alarma y las nuevas restricciones en el país para hacer frente a la segunda ola por el coronavirus.

Jon Imaz indicó que en el mes de octubre se han visto descensos en la demanda de carburantes de en torno a un 16% frente al mismo mes del año pasado.

Este dato corta así la recuperación que se había registrado en los meses de agosto y septiembre, con una caída que se aligeró hasta el 10%, frente al desplome del 61% y el 42% que llegaron a alcanzar en abril y mayo, respectivamente, en lo más duro del confinamiento por la crisis del Covid-19.

Así, Imaz indicó que, con respecto a los niveles de los meses de verano, la movilidad se está viendo "afectada negativamente" nuevamente y advirtió de que en los meses finales de este año se pueden ver niveles inferiores.

No obstante, el directivo consideró que el concepto de confinamiento va a estar "bastante lejos" del bloqueo que se vivió en los meses de marzo y abril, ya que la movilidad se va a mantener.

En el caso de las ventas en las estaciones de servicio del grupo, cayeron en el tercer trimestre de este año un 13% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Donde se ha mantenido una gran debilidad desde el inicio de la pandemia es en los niveles de la demanda de queroseno, que a septiembre eran un 74% inferiores a los del mismo mes del año pasado.