Sevilla

El presente y futuro de Abengoa sigue escribiéndose con más baches que llanuras. En la cúpula, mientras los accionistas contrarios a las medidas del plan de rescate y el consejo de administración elevan el tono de sus diferencias, la preocupación de los trabajadores es otra. El abono de sus nóminas sigue siendo la gran asignatura pendiente que podría desembocar en una llamada a la huelga.

Noticias relacionadas

Fuentes sindicales han informado a Invertia de que el prometido pago de las nóminas anunciado por el propio presente de Abengoa, Gonzalo Urquijo, sigue haciéndose de rogar. A nivel nacional, la plantilla aún no habría recibido la paga extra de julio y una parte de la nómina total del mes de agosto.

Esta situación ha despertado la iniciativa de parte de los trabajadores del grupo de energía de preparar una huelga como protesta por la situación. Los más afectados serían los operarios de termosolar en Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha. El avance de su propuesta dependerá del compromiso de la empresa para efectuar los pagos correspondientes.

Dicha petición surge en plena preocupación por la posible suspensión cautelar del plan de reestructuración de Abengoa tras la demanda interpuesta por accionistas minoritarios. Fuentes de la plantilla han afirmado a Invertia que la paralización afectaría al grupo en su conjunto y podría llevar a la compañía a una nueva situación de quiebra.

Por ello, la plantilla ha pedido a ambas partes que dialoguen para que no se resuelva por la vía judicial. “La situación que tengan interna que se delibere por otro procedimiento que no afecte al acuerdo de refinanciación” claman los representantes de los trabajadores.

Avisos de impagos desde junio

Fue en el mes de junio cuando Abengoa informó a sus empleados de que no iba a poder hacer frente a las nóminas correspondientes a dicho mes en su totalidad ante la falta de liquidez de la compañía sevillana.

Un mes más tarde, la historia se volvió a repetir. El grupo liderado por Gonzalo Urquijo volvió a enviar un comunicado interno a sus trabajadores para informar de que no iba a poder afrontar el abono del mes ni la paga extra de verano por no contar con ingresos disponibles.

La compañía sevillana indicó que optaba por posponer el pago al cierre efectivo de las negociaciones de su plan de rescate y confiaba en resolver la situación “no más allá del mes de agosto”. Abengoa cuenta con más de 14.000 empleados en el mundo, unos 2.578 trabajadores en España.