El acuerdo alcanzado entre Blas Herrero y la banca acreedora de Duro Felguera ha provocado un auténtico terremoto interno en el grupo asturiano. Adelantado por Invertia, el anuncio ha pillado por sorpresa a propios y extraños, por lo que en el interior de la casa no se termina de dar credibilidad a las palabras del propietario del grupo Radio Blanca. Sobre todo porque no tienen constancia de ello. 

Noticias relacionadas

Aunque oficialmente la compañía asturiana no se pronuncia, fuentes cercanas explican a Invertia que Herrero debe poner en conocimiento de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y del consejero delegado, José María Orihuela, el documento que ratifica el acuerdo entre las partes. 

Una notificación que, por ahora, no se ha producido, pero que el empresario podría llevar a cabo en los próximos días. Una vez que avance en su propuesta para hacerse con la compañía que este viernes solicitaba el rescate a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) por un importe de 100 millones de euros.

Blas Herrero, empresario y dueño de Kiss FM.

En concreto, la compañía que preside Rosa Aza ha solicitado un préstamo participativo de 70 millones de euros, y una ampliación de capital suscrita por la  SEPI por importe de 30 millones de euros. Un apoyo público temporal que se enmarca, según el grupo, en el proceso de reestructuración financiera global de Duro Felguera. 

Ese programa comprende, además, la refinanciación de la deuda sindicada vigente, nuevas líneas de liquidez con garantía ICO y una línea de avales con cobertura CESCE. Todo ello para lograr nuevos contratos y, de paso, avanzar en la transformación del grupo hacia una empresa más centrada en las energías renovables (desde DF Green Tech) y los sistemas inteligentes (a través de su filial EPICOM). 

Las acciones

El plan avanza lento, aunque fuentes de la compañía insisten en que con paso firme. No piensa igual Herrero que, como contaba Invertia, habría conseguido que las entidades acreedores (Santander, BBVA, Bankia, Sabadell, Liberbank, CaixaBank y Banco Cooperativo) conviertan los 85 millones que Duro Felguera adeuda en capital y, por tanto, se conviertan en accionistas del grupo asturiano. 

La propuesta de Herrero, como era esperable, afectó de lleno a la cotización de la compañía. Los títulos del grupo subieron en la sesión de este viernes un 17% hasta los 0,38 euros por título. En el último año las acciones de Duro Felguera han subido algo más del 37%. 

Ese rally alcista de los títulos ha sido aprovechado por algunos de los principales accionistas para vender. Es el caso de Indumenta Pueri, de la familia Domínguez Gor -propietaria de Mayoral-, que esta semana notificaba a la CNMV que había liquidado su inversión en Duro Felguera.