En un par de semanas se conocerán más detalles de cuáles serán las nuevas decisiones que tomará Siemens Gamesa para mejorar la rentabilidad de la compañía, justo coincidiendo con el cierre definitivo de su planta de palas en Aoiz (Navarra).

Noticias relacionadas

Para esa planta "las negociaciones con los sindicatos, en concreto con los mayoritarios, ELA y LAB, han dado muy mala imagen a los alemanes", explican a Invertia fuentes conocedoras. "Estos dos sindicatos querían poner zancadillas a las negociaciones con la empresa, generar un conflicto, no llegar a ningún acuerdo y poder judicializar la decisión. Han creado un precedente muy molesto que podría perjudicar a otros centros en España, como el de Sarriguren", indican. 

A ELA y LAB la jugada no les salió bien. Pese a tener la mayoría en el Comité de Empresa y no aceptar las últimas condiciones propuestas por la dirección, al final la gran mayoría de los trabajadores votaron a favor (148 votos a favor, 37 en contra y 2 votos en blanco).

Ahora, según las fuentes, la dirección pone sus ojos en las oficinas que tienen en Sarriguren (Navarra). Es el centro de operaciones desde el que la compañía controla los aerogeneradores que tiene instalados en más de 40 países de todo el mundo, en combinación con los centros de control remoto de Brande (Dinamarca), Newcastle (Reino Unido) y Chennai (India).

"Pero dada la situación de la compañía es posible que ajusten plantilla también allí para que salgan las cuentas", añaden las fuentes. 

Andreas Nauen, nuevo consejero delegado de Siemens Gamesa.

Deslocalización de la producción

No serán los únicos. Ya lo adelantó el nuevo CEO de la compañía, Andreas Nauen, en la presentación de los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal 2020 (octubre a junio).

Con unos resultados que arrojaban las nefastas pérdidas históricas de 805 millones de euros, una cifra lastrada por el impacto de la crisis de la Covid-19, reconoció que "atravesamos un periodo complicado, como sector y como compañía, y las cifras que presentamos así lo reflejan".

Por lo que ya se habían puesto en marcha medidas para "dar un cambio de rumbo al negocio onshore, y volver a la senda de la rentabilidad".

"Por el momento, lo que se sabe es que no van a esperar a terminar con los trabajos que se están realizando en Aoiz", dicen las mismas fuentes a este diario, "cerrarán sí o sí, el próximo 25 de agosto, y lo que falte por hacer se lo llevarán a su fábrica de Tánger". 

Hace casi tres años que se inauguró esa planta para hacer las mismas piezas que se han hecho hasta la fecha en Aoiz. 

"La compañía ya sabía desde hacía bastante tiempo que Aoiz no era rentable, y pensaron que Tánger podría sustituirla, pero lo cierto es que la calidad del trabajo allí es bastante inferior y por eso han tardado tanto en llevarse la producción, pese a que las instalaciones y la ubicación mejoren a la navarra", añaden.

Planta de palas de Senvion en Vagos, Portugal, vendida a Siemens Gamesa

De Somoza a Vagos

Y de Tánger (Marruecos) a Vagos (Portugal). La otra planta que también peligra es la de palas en As Somozas (en la comarca de Ferrolterra, A Coruña). Es un rumor que circula desde que la compañía anunció la compra de las instalaciones de la malograda Senvion en Ria Blades en la localidad portuguesa de Vagos.

"Esa planta es un 30% más rentable que la de As Somozas, y si no se da una alternativa y una viabilidad industrial futura podría estar también en la cuerda floja", advierten las fuentes.

Sin embargo, es difícil de entender por qué Siemens Gamesa pone su foco en sus plantas en España cuando los malos resultados que arrastra en los últimos meses, además del impacto de la crisis sanitaria, son la volatilidad adicional de mercados clave como India y México además del impacto indirecto en los desafíos de ejecución del Norte de Europa.

"Lo lógico es esperar que las nuevas medidas que vaya a tomar la compañía para mejorar su rentabilidad afecten especialmente a su sistema de producción en India y sobre todo al Norte de Europa, que también han sido un lastre en la cuenta de resultados de la compañía", concluyen las fuentes.

Y es que todo debe estar preparado para que en el mes de septiembre la salida a bolsa de Siemens Energy, donde está integrada SGRE, sea un éxito.