Certidumbre, un marco estable de relaciones laborales, colaboración público privada, protección de sectores claves y vulnerables -como el turismo y la construcción- y concordia. Estas son algunas de las medidas que los representantes del sector energético en España han pedido este lunes al Gobierno y los partidos políticos en la cumbre de empresas organizada por la CEOE.

Noticias relacionadas

Se trata de un sector que representa el 4% del PIB de la economía española y que tiene mucho que decir en una recuperación que se va a asentar en el llamado Green New Deal. En este contexto, los representantes de las mayores empresas del país en energía se han mostrado dispuestos a acelerar sus inversiones si se dan las condiciones adecuadas para ello.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) contempla un volumen de inversión de 240.000 millones de euros hasta 2040, que tendrían un impacto en el PIB del 1,3% (17.000 millones) y generarían 250.000 puestos de trabajo. Acelerar su desarrollo podría ser una oportunidad para acortar la duración de esta crisis y modernizar la economía española en los próximos años.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha propuesto en esa línea adelantar los objetivos de 2030 a 2025, lo que supondría una inversión de más de 32.000 millones de euros y generaría 90.000 empleos.

galan

Según ha explicado, solo eliminando el límite máximo de inversión -fijado por Ley en el 0,13% en esta parte de las redes- podría impulsarse la creación de hasta 40.000 empleos en España.

El directivo ha hecho suya la hoja de ruta de las recomendaciones de la CEOE que contempla reorientar la fiscalidad (para que pague más quien contamine más), modernizar el mercado eléctrico, agilizar los procesos administrativos (que hacen que un proyecto energético tenga que esperar en ocasiones, hasta cinco años para obtener el permiso); apostar más por la inversión en I+D+i; mejorar la capacitación de los profesionales; y diseñar una política industrial, entre otros.

Galán ha advertido que esta crisis va a generar una gran competencia por captar inversiones entre países y que hay algunos gobiernos europeos que ya están dando facilidades en materia fiscal y legislativa para adaptarse a este nuevo entorno. Ha citado, en concreto, a Francia y Alemania.

El presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales.

En esa misma línea, el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, ha recordado que por cada millón de euros que se invierten en infraestructuras se crean 14 puestos de trabajo y ha subrayado el papel que juegan las empresas como agentes de creación de riqueza y pago de impuestos para contribuir a una sociedad mejor.

Para el ejecutivo, la salida de esta crisis debe ser pensada en términos de sostenibilidad y ha señalado algunos ejemplos para marcar el camino que debe seguirse: mejorar la eficiencia energética de los edificios, apostar más por el transporte limpio e invertir en infraestructuras sostenibles.

Además, Entrecanales ha pedido consenso y "mensajes de unidad" para salir de esta crisis.

Una petición que también han hecho otros ponentes. Entre otros, el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, que ha reclamado "concordia" en las instituciones y la sociedad para demostrar que España es un buen país para vivir y para visitar.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés.

Reynés ha instado a trabajar para reducir la economía sumergida, mejorar la oferta cultural de España y trabajar por mejorar la capacitación de los trabajadores españoles.

En el evento, también ha participado el consejero delegado de Endesa, José Bogas, que ha abogado por la cooperación público-privada para salir de esta crisis y acelerar la transición energética que España tiene que afrontar.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas.

"Economía y medioambiente ya no caminarán por separado. Son absolutamente complementarios", ha afirmado el CEO de Endesa, que también ha subrayado el papel de la CEOE para articular la salida a esta crisis poniendo voz a los empresarios.

Por su parte, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha puesto sobre la mesa la necesidad de actuar con rapidez y preservando los sectores y modelos económicos que eran fuertes en la economía española antes del covid-19.

"Cuando el enfermo está grave hay que actuar con contundencia", ha sentenciado Brufau para advertir del peligro que supone para el tejido productivo "una acción lenta". En ese sentido, ha señalado al turismo y la construcción como sectores importantes para salir de la crisis.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau.

Brufau ha pedido más apoyo a la industria española en todas sus dimensiones (pequeña, mediana y grande) antes de recordar el peso que ha perdido en los últimos años el sector industrial en el PIB español.

Para enmendar este error, Brufau ha abogado por planes realistas para sectores en situación crítica, como el de la automoción. Se trataría de planes que sin olvidar el avance en la sostenibilidad ambiental, también pongan el foco con realismo en los coches convencionales o híbridos de gama media y baja, que son los que más utilizan los españoles. De este modo, su discurso plantea matices frente al de otros dirigentes del sector, como viene siendo habitual en los últimos años.

En este bloque de ideas del sector de la energía también ha participado el presidente de Viesgo y del Club español de la Energía, Miguel Antoñanzas, que también ha pedido colaboración publico privada para una recuperación que debe hacerse con "visión a largo plazo para ganar la lucha contra el cambio climático".

El presidente de Viesgo, Miguel Antoñanzas.

Pero para poder activar esas inversiones, Antoñanzas ha pedido una "regulación transparente, justa y capaz de atraer inversiones".

Operadores de red

En el evento también han participado los operadores de red. La recién nombrada presidenta de REE, Beatriz Corredor, ha destacado que durante las semanas de confinamiento las renovables llegaron a tener una presencia del 52% en el mix energético en España. 

Beatriz Corredor, Antonio Llardén y José Luis López de Silanes.

Para seguir caminando en esa senda, Corredor ha recordado que es necesario seguir invirtiendo en redes. Algo que está en línea con lo que ha reclamado el presidente de Enagás, Antonio Llardén, que ha abogado por hacerlo con colaboración público-privada.

El último ponente de la jornada de este lunes, ha sido el presidente de CLH, José Luis López de Silanes, que ha explicado la importancia de los 'eco combustibles' y ha recordado cómo el sector del petróleo está trabajando por conseguir combustibles más sostenibles que deberían ser tenidos en cuenta por el Gobierno en sus planes de transición energética.

Todas estas propuestas serán ahora unificadas por CEOE para trabajar en ellas buscando la cooperación con el Gobierno y los sindicatos en el marco del diálogo social.