Los más beneficiados del confinamiento han sido los supermercados de barrio, los de toda la vida, que han crecido en cuota de mercado llegando incluso a hacer temblar a Mercadona. Lejos de conformarse con ello, estas cadenas continúan creciendo a lo largo y ancho de España a través de operaciones de compras como la llevada a cabo por la cadena vasca BM Supermercados (grupo Uvesco) o de aperturas si hablamos de la andaluza Covirán

Noticias relacionadas

De hecho, este mes de agosto se ha cerrado una de las grandes operaciones que ha tenido a estas cadenas regionales como protagonistas. Grupo Uvesco y Eco Mora alcanzaron un principio de acuerdo con Condis por el que adquirirán en el último trimestre del año las 30 tiendas que el grupo de distribución catalán tiene en Madrid. La operación está sujeta a trámites legales y administrativos. 

Con este movimiento, Uvesco se hará con un total de 12 establecimientos y Eco Mora (La Despensa) sumará a su negocio 18 más (alcanzará los 36 en total en Madrid). Ambos paquetes de tiendas de más de 18.000 metros cuadrados en total aportarán unas ventas de alrededor de 35 millones a cada grupo. 

Esta compra permitirá a ambas compañías crecer en la Comunidad de Madrid, especialmente al grupo Uvesco que tiene previsto abrir 50 supermercados de su marca BM en los próximos 10 años en esta región. Dicho plan cuenta con una inversión de 150 millones de euros

Aunque los planes de la compañía vienen de atrás, concretamente desde 2017, cuando compró 16 tiendas de Gigante en Madrid por 10,5 millones. Desde su desembarco hace tres años, BM ha conseguido duplicar las ventas en la Comunidad de Madrid, hasta representar casi el 10% de la facturación del grupo. 

Curiosamente, esta práctica es completamente distinta a la de las cadenas de supermercados nacionales que se están dedicando a vender sus supermercados a grandes fondos a través de operaciones de sale & leaseback (en las que se quedan en régimen de alquiler). Mercadona o Eroski son solo algunos ejemplos de ello

Covirán abre tiendas

La otra forma de crecer que tienen el formato de supermercado de barrio está perfectamente reflejado en la estrategia de la compañía granadina Covirán que crece por todo el territorio español.

La cadena ha finalizado julio con la inauguración de diez nuevos supermercados localizados en las provincias de Granada, Almería, Vizcaya, Madrid, Málaga, Asturias, Las Palmas de Gran Canaria y Barcelona. Estos supermercados han generado 29 puestos de trabajo y han incrementado en 1.396 metros cuadrados la oferta de sala de ventas a los clientes. 

Boom de los regionales

Toda esta expansión no es casualidad y tiene lógica. Los supermercados regionales venían subiendo tanto que alcanzaron una cuota récord de mercado del 19,1% en 2020 creciendo 1,1 puntos desde 2016, según datos de la consultora Kantar.

Curiosamente esa cifra (1,1 puntos) es lo que perdió Mercadona en solo un año. En 2020 su cuota alcanzó el 24,5%. Siguió siendo líder, pero con los 'súper' de barrio pisándole los talones en segunda posición.

¿Cuál es la clave del éxito? Hay un patrón común entre los supermercados regionales en 2020 que les ha hecho crecer: ya tenían una gran imagen de proximidad, no solo física sino también a nivel emocional, y un gran posicionamiento en los productos frescos, pero han demostrado que pueden ser el lugar de compra de cualquier producto de gran consumo, creciendo asimismo en el resto de secciones.