El grupo ISRG, compuesto por JD Sports, Sprinter y Sport Zone, anuncia la adquisición del 80% de Deporvillage para convertirse en el líder multicanal de la venta de material deportivo en la península ibérica. La operación está sujeta a la aprobación de la autoridad de la competencia portuguesa, señala la empresa en un comunicado.

Noticias relacionadas

Con sede en Manresa, Barcelona, Deporvillage es uno de los principales operadores online de material deportivo especializado en Europa. Después de su lanzamiento en España en 2010, Deporvillage ha experimentado una expansión internacional meteórica sirviendo pedidos a más de 100 países. 

En el ejercicio terminado el 31 de diciembre de 2020, Deporvillage, generó unos ingresos por valor de 117,8 millones de euros y obtuvo un beneficio antes de impuestos de 7,7 millones de euros. El activo bruto a 31 de diciembre de 2020 era de 51,1 millones de euros.

La adquisición de Deporvillage, sumará al grupo especialización en categorías deportivas clave, aumentará significativamente las capacidades digitales en el mercado de equipamiento deportivo y complementará el desarrollo positivo de los rótulos Sprinter y Sport Zone.

La operación ha sido asesorada financieramente por Arcano y legamente por Cuatrecasas desde el lado del vendedor y por KWM por el lado del comprador.

“Damos la bienvenida a Deporvillage al Grupo con la confianza en que su excelente equipo sumará sus capacidades y resultados a nuestro proyecto de ofrecer a los consumidores europeos la mejor experiencia de compra de equipamiento deportivo multimarca y omnicanal del mercado”, señala Miguel Mota – Iberian Sports Retail Group Managing Director

Por su parte, Xavier Pladellorens, CEO de Deporvillage, considera que la “incorporación a ISRG supone un nuevo hito para Deporvillage. Para nosotros ha sido un paso muy importante con el que esperamos aportar al grupo nuestro conocimiento digital y al mismo tiempo aprovechar las capacidades y oportunidades que nos brinda pertenecer a un grupo liderado por JD Sports”.

Con esta última adquisición el grupo ISRG espera superar los 900 millones de facturación, emplear a más de 9.000 personas y dar una fuerte pisada internacional abarcando más de 60 disciplinas deportivas y 1.000 marcas.