Decir que la Covid ha propiciado el fanatismo por montar en bici o correr no sería del todo acertado porque en España desde hace años ya hay mucho runner. Sin embargo, el confinamiento sí que ha consagrado este tipo de deportes individuales. Si a esto le añadimos el auge del ecommerce da como resultado un aumento de ventas en empresas como Deporvillage, que en 2020 duplicó su facturación hasta los 120 millones de euros y para 2021 espera alcanzar los 170 millones. 

Noticias relacionadas

Así lo avanza en una entrevista en Invertia Xavier Pladellorens, CEO y fundador de Deporvillage (junto a Ángel Corcuera). “Cerraremos el año con 170 millones de euros de facturación. Estos primeros meses del año han empezado bien y esperamos que el verano sea mejor que el del año pasado ya que habrá más gente vacunada”, señala. 

Con mucho optimismo, Pladellorens es consciente de que con el alivio de las restricciones aún queda el boom de otros deportes al aire libre como el senderismo, la escalada, el camping o los deportes acuáticos que llevarán a incrementar las ventas en su tienda online

Además, en 2021 también quieren focalizarse en el desarrollo de sus marcas propias, como lo demuestra la entrada de Finisseur en el mundo del ciclismo profesional con el patrocinio del equipo Continental Profesional Burgos-BH. 

Año Covid

En 2020, Deporvillage celebró su décimo aniversario consiguiendo un récord de ventas al alcanzar los 120 millones. Un salto importante si tenemos en cuenta que en 2015 facturaron 35 millones y “hasta 2018 no llegamos a ser rentables”, explica Xavier.

En 2020, también superaron los 1,4 millones de pedidos. Su pico lo alcanzaron en la campaña del Black Friday con 15.000 perdidos en el día. 

Al principio, lo que más se vendía eran productos para hacer deporte en casa, como mancuernas, rodillos, bicicletas estáticas y hasta chándals, recuerda el fundador de la compañía. Con los primeros desconfinamientos y el permiso para la práctica del deporte al aire libre, el sector fue de nuevo uno de los beneficiados, impulsando que mucha gente se lanzara a la práctica del ciclismo y el running.

En este crecimiento empresas como Decathlon no han conseguido hacer sombra a Deporvillage; sino todo lo contrario. “Más que competencia es nuestros granero de nuevos clientes”, detallan, ya que los que se inician en el deporte van a Decathlon, pero después acuden a su tienda online para avanzar en su práctica. 

Este rápido crecimiento ha supuesto un reto a todos los niveles para la empresa, que en 2020 ha implementado una nueva línea de preparación de pedidos más ágil y eficaz, y ha reforzado su equipo hasta alcanzar una plantilla de más de 100 personas.

Con más de 80.000 productos procedentes de más de 500 marcas de primer nivel, Deporvillage cierra el año superando los 1,5 millones de clientes en todo el mundo. Sus plataformas –disponibles en seis idiomas– han conseguido superar los 9 millones de visitas mensuales, sirviendo un promedio de 4.000 pedidos diarios.

Otros de los hitos a destacar para la compañía han sido su acuerdo como Official Retailer of Licensed Products del Tour de Francia, y su apuesta por potenciar la venta online de bicicletas, implementando, además, un taller mecánico que permite el envío de bicicletas ajustadas al cliente. 

De esta forma, la compañía se acerca al objetivo que se marca Xavier: “ser el sitio de referencia para que los deportistas compren”.