Kilómetro cero, ecológicos, 100% sostenibles o 100% de productores nacionales. No hay un solo supermercado cuyos productos puedan escapar a alguno de estos calificativos entre sus lineales, especialmente si nos referimos a los frescos. Y es precisamente aquí donde está el futuro reto de los supermercados, en la gestión de los frescos más allá de la famosa guerra de precios. Quien logre atraer al consumidor con ellos, ganará mucha cuota de mercado y crecimiento en los próximos años.

Noticias relacionadas

Pero algunos parten con ventaja sobre otros. Los supermercados regionales en España son líderes en la forma de gestionar los frescos. Ahorramás, Condis, Caprabo, Hiber, Consum… todos ellos en sus CCAA dominan a la perfección la cercanía para atrapar a los consumidores. Por ello, no dejan de crecer. En 2020, alcanzaron la cuota récord de mercado del 19,1%.

Las grandes cadenas lo saben. Mercadona lleva años tratando de mejorar su sección de frescos (carne, pescado, frutas, hortalizas…). Lidl y Aldi, instalados en la guerra de precios, han hecho un hueco en su estrategia para atrapar al consumidor. Y hasta las enseñas más low cost, como Supeco (Carrefour) también le dedican muchos m2 a esa sección en sus tiendas. 

Supeco Guadalajara 3 (1)

¿Por qué? Porque es una buena oportunidad para que un supermercado crezca, según Alfonso Sebastián, vicepresidente de la Asociación Española del Retail (AER). Además, recuerda que los frescos suponen un tercio de la venta del gran consumo en España y el 40% en alimentación y bebidas.

Se trata de una “dinámica de hace años que está reforzada por los nuevos hábitos de la pandemia. Hablamos de un consumidor más sano y saludable y con más información. Es la mejor oportunidad para los supermercados para ofrecer datos de trazabilidad, por ejemplo”, señala el experto en retail durante el encuentro ‘El secreto está en los frescos’ organizado por la AER. 

Hay muchos más datos que avalan este crecimiento. El consumo de productos frescos (fruta, verdura, pan, embutidos, carnes y pescado frescos y huevos) experimentó un crecimiento del 8,8% durante el año de la pandemia en comparación con los ligeros crecimientos (de entre el 2 y el 3%) registrados en años anteriores. 

Así lo revela la tercera edición del 'Observatorio de frescos de Aldi 2021' que pone de manifiesto que en 2020, el presupuesto anual de los españoles y españolas para la compra de frescos aumentó un 14% (más de 260 euros), hasta alcanzar los 2.192 euros de media por hogar.

Retos y futuro

Tan importante está siendo esta sección en un supermercado que en el futuro veremos cambios importantes. “Los frescos son la carta de presentación y lo que atrae al consumidor. Deben ser lugares de experiencias con showcooking o maridajes, por ejemplo. Es la evolución natural que tendrán los súper hacia centros experienciales”, señala Sergio Román, responsable de Producción Controlada de Alcampo.

El futuro también será más sostenible en los supermercados, incluso en la marca de distribuidor. “La evolución de las marcas blancas ha cambiado y hemos pasado de vender productos a compromisos”, explican desde Alcampo. Compromisos que van desde la agricultura sostenible hasta la eliminación de plásticos. 

Y por medio, queda hacer frente al gran reto del sector: la venta online de frescos. En la pandemia se dispararon las ventas digitales en supermercados, pero no de frescos. “La venta online de frescos es anecdótica y es uno de los grandes retos para los supermercados en los próximos años”. La clave, según algunos expertos, está en ganarse la confianza de los consumidores.